Home > Jardinería > Plantas y flores exterior > Cómo hacer un bonsái a partir de un árbol

Cómo hacer un bonsái a partir de un árbol

Bosque de árboles en bandeja compuesto por diferentes bosáis.
5 Min de lectura
Bonsái significa “cultivado en bandeja”. Por eso, a partir de un árbol es posible hacer un bonsái. La técnica consiste en manejar su crecimiento, frenándolo para que se adapte a una maceta pequeña.
Logo Canal Hogar Mapfre
Blog hogar MAPFRE
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía.

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

La técnica para crear un bonsái a partir de un árbol de casi cualquier clase no es compleja, sin embargo, es cierto que conseguir un éxito total en este tipo de trabajos de jardinería no es tan sencillo por lo que, si estás pensando intentarlo, lo primero que necesitarás será paciencia.

Paso a paso para tener un bonsái desde un árbol

Bonsái sobre un taco de madera.

Qué árboles pueden hacerse bonsái

Déjate guiar y explora los árboles que se recomiendan más para producir bonsáis. Además del tipo o familia, es importante comprar el árbol en la fase de crecimiento adecuada para poder manipular correctamente su desarrollo y conseguir que toda su naturaleza se adapte a un pequeño recipiente.

Elige un tipo de árbol que sea especialmente recomendado para aplicar esta técnica. Aunque en la teoría cualquiera podría valer, es mejor empezar por los más sencillos, cuyas condiciones facilitan conseguir un bonsái. Los más recomendados son:

  • Enebro.
  • Júpiter.
  • Arce.
  • Cheflera.
  • Gardenia.

Qué maceta usar y dónde ubicarla

El recipiente en el que cultivarás tu bonsái es tan importante como la propia planta. Como es evidente, tiene que ser pequeño, pero también plano o con muy poca profundidad para que las raíces no crezcan más de lo necesario. Lo ideal es una bandeja o similar.

En los viveros encontrarás macetas concretas y especiales para cultivar bonsái, elige según tu gusto, pero es importante que tengan un buen drenaje y que el material sea resistente. Se recomienda el barro o la cerámica antes que maceteros de plástico.

Salvo árboles muy concretos, por lo general, el bonsái es una planta de exterior así que si no tienes un espacio abierto en tu casa como una terraza, jardín o balcón, será muy difícil que consigas hacer y mantener tu bonsái.

Planta el árbol

El tipo de árbol que has elegido marca la forma de plantar y es importante que sigas las indicaciones concretas que hayas recibido al adquirirlo. No obstante, si te has fijado, los pequeños árboles no suelen estar plantados en el centro exacto de la maceta. La tradición oriental impide ocupar con un árbol esa zona pues se considera que es un espacio sagrado.

Hay que ser muy cuidadoso al colocar las raíces en la tierra, presionando, pero con cuidado para que no queden bolsas de aire. Antes de comenzar se aconseja lavarlas con delicadeza para que no se dañen y si es necesario, cortarlas para que se ajusten al tamaño de la bandeja elegida.

Utiliza el sustrato que más adecuado, se venden compuestos especiales para este tipo de planta, lo más importante es que sea suelto y permita un buen drenaje.

Manos sujetan tierra y raíces de un bonsái.

Modela y da forma

El modelado del bonsái debe empezar el primer día, revisa hojas y ramas para podar las que excedan el tamaño previsto. Por ejemplo, si de un mismo punto salen dos ramas, corta una. No es necesario que sea todos los días, pero según el tipo de plata elegida y su ritmo de crecimiento la poda en los bonsáis suele tener que hacerse de forma continua.

Riego

Todas las plantas necesitan agua, pero siempre en su justa medida. Uno de los riesgos del bonsái es que no sea capaz de drenar la cantidad de agua que recibe, pudriéndose sus raíces rápidamente.

Se prudente con el riego, se recomienda sumergirlo hasta la mitad en agua para que se extienda de forma homogénea desde el orificio de drenaje y luego, sacar al exterior.

Cuida tu bonsái maduro

El cuidado de un bonsái debe ser constante siempre, aunque cuando se consigue un árbol estable y maduro es más sencillo, los expertos recuerdan que es importante observarlo diariamente para poder notar cualquier cambio en el color de sus hojas o en su aspecto general para poder tratarlo siempre con tiempo y no perderlo.

Los árboles en miniatura son de origen oriental y llegaron desde Japón a occidente al igual que otras técnicas de jardinería como los Kokedamas. Se han popularizado por su belleza y originalidad, además, se adaptan muy bien a los hogares más minimalistas y con menos espacio para plantas o flores.

Para tener un bonsái lo más sencillo es hacerse con un ejemplar en cualquier vivero o tienda especializada, seguir los consejos de mantenimiento y cuidado y disfrutar de su atractiva presencia. Sin embargo, si estás dispuesto a conseguir que el pequeño árbol que has comprado no crezca y se convierta en bonsái para siempre, tienes un apasionante trabajo por delante.

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog hogar MAPFRE
- 24 Jul, 2021

Comentarios (0)

Te puede interesar

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0