Cómo limpiar monedas antiguas sin dañarlas

Inicio  /  Hogar  /  Limpieza y orden  /  Cómo limpiar monedas antiguas sin dañarlas

Cómo limpiar monedas antiguas sin dañarlas

Si no sabes cómo limpiar tus monedas antiguas, lo mejor es informarse o dejarlas sucias. Es el consejo en el que coinciden todos los expertos en numismática respecto a la eliminación de manchas o suciedad en el dinero antiguo. Un error puede arruinar la pieza para siempre.

¿Cómo limpiar las monedas antiguas? Quizás lo mejor sea que no lo hagas, advierten los expertos y, ante todo, alertan sobre el uso de productos de limpieza del hogar o cualquier sustancia agresiva que podría limpiar la moneda y dejarla reluciente, pero también acabar con su valor como antigüedad.

Cuándo limpiar las monedas antiguas

Las monedas con siglos de antigüedad suelen formar en su superficie una especie de pátina protectora que evita que se dañe o estropee. Los profesionales de la numismática aprecian este estado –capa de óxido- como una situación óptima y es importante mantener esta capa como parte de la esencia de la pieza. Limpiarla y eliminarla es un grave error que además de dañarla, repercute negativamente en el valor de tu moneda.

La conservación y el mantenimiento es clave en la colección de monedas, sin embargo, la limpieza no es de los procedimientos recomendados y por lo general, no suele ser necesario someter a las monedas a tratamientos semejantes.

Antes de proceder a limpiar una moneda antigua y valiosa, especialmente, si no tienes mucho conocimiento ni experiencia, lo mejor es consultar un experto que determinará, si la pieza necesita realmente estar más brillante.

Para que no te equivoques hay algunas pistas para saber si una limpieza es lo que necesita tu moneda:

  • Presenta manchas concretas en puntos aislados.
  • Hay partes ocultas totalmente de la pieza.
  • No puede apreciarse ni si quiera con lupa una parte importante o un detalle de la moneda.
  • Ha sido dañada por un vertido de comida o alguna otra cosa de manera accidental.

Limpieza de monedas: proceso básico y suave.

Si estás decidido a lavar tus monedas, el agua es la primera opción, especialmente si no sabes de qué metal está hecha.

  • Sujeta la pieza por los bordes suavemente.
  • Ponla debajo de un chorro de agua.
  • Déjala unos segundos, dejando correr sobre ella el agua para que no se raye, pero se suelte la posible suciedad.
  • Seca muy delicadamente con un paño que no suelte restos, no frotes no restriegues. Solo dale pequeños toquecitos para ir absorbiendo el agua.

Limpieza de monedas según su material

Tarro de cristal junto a monedas antiguas

Si una limpieza con agua no es suficiente para obtener los resultados que necesitas para tus monedas, el siguiente paso es ponerla en remojo. Si no sabes de qué material está hecha, solo ponla unas horas en agua y luego, repite el procedimiento de limpieza básico. Cuando sabes el metal de fabricación, puedes probar con algunos otros productos siempre naturales y no abrasivos.

  • Monedas de oro

El agua caliente con jabón no es probable que dañe una moneda de oro y sin embargo, puede limpiarla eficazmente. En cualquier caso evita siempre frotarla en exceso y en profundidad. Practica una limpieza suave y remoja la pieza lo menos posible. Siempre termina con un secado al toque.

  • Monedas de plata

Como otras limpieza de otras piezas de plata, las monedas pueden limpiarse con bicarbonato y con limón, el vinagre también puede ser una buena opción.

  • Monedas de bronce

El agua destilada es perfecta para cuidar las monedas de bronce, evitando que se oxiden al limpiarlas, también puedes usar aceite de oliva y someterlas a un baño más prolongado, incluso de días para casos de mucha suciedad o restos a eliminar.

  • Monedas de cobre o níquel

El vinagre blanco es eficaz contra las manchas negras o verdosas que salen con el tiempo en algunas monedas chapadas, pero siempre es mejor que limpies lo menos posible.

Limpieza profunda de monedas

Si no te funciona la limpieza básica ni tampoco el remojo de las piezas y las monedas siguen presentando manchas o suciedad que imposibilita descubrir incluso su origen o valor; es posible frotar las monedas –aunque solo en situaciones extremas- para ello, utiliza un cepillo de dientes o similar suave y solo aplícalo sobre las zonas de suciedad concreta y con muy poca energía.

    Un palillo –incluso un pequeño destornillador o aguja- podría ayudarte a levantar cuidadosamente pequeñas acumulaciones de suciedad sobre la moneda, pero recuerda que es importante no rayar la pieza o estarás perdiendo gran parte de su posible valor al limpiarla.

    Consejos de coleccionistas de monedas

    La limpieza es siempre mejor evitarla, según señalan los especialistas en numismática y coleccionistas. Ni los vendedores ni los establecimientos especializados limpian sus monedas, por el contrario, el truco está en protegerlas para que no se ensucien con el paso del tiempo, el polvo u otros agentes externos.

    Si sospechas que tus monedas sucias tienen un valor importante, lo mejor es olvidarse de la limpieza o dejarla en manos de profesionales para no dañar la pieza. Incluso si no puedes averiguar de dónde procede la moneda, hay procesos de limpieza profundos, pero deben ser practicados solo por expertos y con control.

    Recuerda que si tienes en casa cosas de un valor especial como monedas antiguas puedes y debes incluirlas en tu póliza de Seguro de Hogar MAPFRE para su completa protección.

    2019-06-10T16:51:24+02:0024 enero, 2019|

    Comentario (1)

    1. Leopoldo julio 29, 2014 en 8:14 am - Responder

      Es cierto que se debe tener mucho cuidado cuando se utiliza vinagre. Yo he probado usándolo por una hora, 30 minutos, 10 y apenas en el momento y los resultados son variables. A más tiempo en el vinagre me han quedado las monedas más brillantez, pero estoy muy consciente que no es el brillo original. También es cierto que conservar la página también puede resultar bueno, pero es todo un dilema: limpiarlas o no limpiarlas.

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.