Home > Cocina > Artículos > Mantequilla en punto pomada, paso a paso

Mantequilla en punto pomada, paso a paso

Conseguir mantequilla en punto pomada
2 Min de lectura
Muchas veces se suele resaltar el inconveniente de la mantequilla de ser tan dura. Untarla en pan o hacer bizcochos con ella puede ser tedioso. La clave está en encontrar el punto que necesitamos, ese punto intermedio entre el estado líquido y el sólido al que se suele denominar punto pomada.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

La mantequilla en punto pomada suele ser habitual para realizar postres. Es un imprescindible de los bizcochos, por ejemplo. Aunque también es ideal para untar en sándwiches y bocadillos. El problema está cuando te cuesta encontrar ese punto, intermedio entre la mantequilla en bloque y la líquida, con una textura cremosa. Por eso, vamos a explicarte una forma rápida y sencilla de cómo conseguirlo.

Sencillos pasos a seguir

Primeramente debemos coger un bloque de mantequilla que cortaremos en trozos pequeños, en taquitos. Luego debemos ponerla en el microondas a su máxima potencia. Con una duración de 20 a 30 segundos, hasta que se derrita a la mitad.

Una vez conseguido este resultado, procederemos al siguiente paso. Debemos batir la mantequilla con un tenedor. El calor de la parte derretida hará derretir el resto, consiguiendo así un producto homogéneo.

Finalmente, tendremos que dejar que se enfríe un poco. De esta forma, pasará a tener la textura cremosa que queremos conseguir. En caso de estar muy líquida, podemos meterla unos minutos en la nevera.

Consejos a tener en cuenta

En muchas ocasiones se tiende a echar más harina cuando tenemos una mantequilla líquida. Esto es posible, pero el resultado de nuestra receta no será el mismo. Una mayor cantidad de harina significa conseguir una masa más seca después del horneado.

En caso de que usáramos una mantequilla líquida pero con la cantidad de harina normal, tendríamos otras dificultades. En esta ocasión el problema es el exceso de humedad en la masa, algo que entorpece el proceso de amasado. Las masas son más fáciles de manejar cuanto menos húmedas están.

Es por ello, que el usar mantequilla en punto pomada hará que consigamos una masa perfecta con la cantidad de harina adecuada.

Si te han parecido interesantes estos consejos de cocina, nuestro boletín de canalHOGAR  te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog Hogar MAPFRE
- 26 May, 2021

Comentarios (1)

  1. No sabía que a ese estado entre líquido y sólido de la mantequilla se le llamaba punto pomada. Siempre suelo dejar muy líquida la mantequilla y es un poco tedioso, pero ahora intentaré acordarme de dejarla en punto pomada

Te puede interesar

Mujer preparando un bizcocho esponjoso

5 Min de lectura

¿Te ha pasado alguna vez que al hacer un bizcocho no te sale como esperabas? ¿Te ha quedado crudo por dentro o la masa se ha convertido en un mazacote? Con estos trucos conseguirás que tu bizcocho casero esté siempre esponjoso.

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

1