Inicio  /  Bricolaje  /  Fontanería  /  Cómo arreglar un radiador que gotea y otros problemas frecuentes

Cómo arreglar un radiador que gotea y otros problemas frecuentes

La pérdida de poder calefactor y el radiador que gotea son los problemas más comunes que puedes experimentar con tu sistema de calefacción.

Con la llegada de las bajas temperaturas es imprescindible hacer uso de sistemas de calefacción. Estos ayudan a acondicionar tu casa para que la temperatura sea agradable en cualquier estancia. Es posible que cuando enciendas tu calefacción de nuevo notes problemas como un radiador que gotea o que no caliente lo suficiente.

La falta de uso en los sistemas de calefacción puede hacer que estos se deterioren. Para ello, los profesionales especializados en sistemas de calefacción realizan inspecciones periódicas de todos los equipos para comprobar que todo funciona correctamente, tanto en la caldera, como en el abastecimiento de la misma y en el circuito de calor instalado.

La calefacción tan solo se usa en invierno, por lo que es recomendable, antes de volver a utilizarla en la nueva temporada que la revises. El parón causado durante el verano ha podido generar algunos pequeños problemas que se pueden solucionar de manera rápida y sencilla.

Para comprobar que todo funciona con normalidad enciende tu calefacción antes de que llegue el invierno, ya que si existe algún fallo que debe solucionar un profesional es mejor que lo arreglen cuanto antes.

Debes comprobar que la caldera se enciende correctamente cuando accionas el mecanismo para ello y que el agua comienza a fluir por el circuito de calefacción. Comprueba que los radiadores están abiertos, es decir, la ruleta que incluyen permite el paso del agua caliente a través de él.

Pasados unos minutos comprueba que todos los radiadores calientan con normalidad. Si no es así o compruebas que emiten sonidos extraños deberás localizar dónde se encuentra el problema.

Problemas más frecuentes en radiadores

Pérdida de poder calefactor

Es posible que notes que alguno de los radiadores de tu casa no calienta correctamente, al tocar el radiador puedes comprobar que este está frío. Esto puede deberse a que en el sistema existen bolsas de aire causadas por la falta de uso durante el verano.

No te preocupes, las solución a este problema es muy sencilla, tan solo deberás purgar el radiador, es decir, eliminar el aire que se encuentra dentro para que el agua pueda circular con normalidad y realizar su cometido.

Mujer apoyada en un radiador con una manta y una taza en la mano

Fuente: https://www.freepik.es

Todos los radiadores que utilizan el sistema de agua poseen una válvula para eliminar el aire. Para ello tan solo deberás localizarla, en la parte inferior lateral del radiador, por lo general se encuentra justo debajo de la llave que abre el circuito.

Estas válvulas cuentan con una pequeña hendidura que ayuda a girar la pieza. Lo primero que tienes que hacer antes de purgarlo, es contar con un destornillador de punta plana y un vaso o barreño para recoger el agua que pueda salir del radiador.

Coloca el barreño bajo la válvula y gira con el destornillador, el aire comenzará a salir, sabrás que ha salido todo cuando comience a caer un poco de agua. En este momento, cierra de nuevo la válvula y comprueba que no existe ninguna fuga.

Cómo arreglar un radiador que gotea

Otro de los problemas frecuentes con los sistemas de calefacción, es que el radiador gotee y pierda agua. Esto puede deberse a que existe alguna fisura en las tuberías que conducen el agua o en el propio radiador. También es posible que alguna de las llaves no ajuste correctamente y por ello esté perdiendo agua.

En primer lugar debes localizar de dónde procede la fuga. Si esta se produce en las llaves de entrada o salida de agua puedes solucionar fácilmente el problema cubriendo la zona afectada con teflón y a continuación apretar la tuerca.

Si compruebas que el problema procede de otra parte del radiador puedes solucionarlo fácilmente con los productos adecuados. En primer lugar y una vez identificada la zona que tiene el problema, debes limpiar el radiador y lijar la zona afectada para que el producto se adhiera.

Para taponar la fuga, necesitarás una masilla específica para solucionar este tipo de fugas que podrás encontrar en cualquier centro de bricolaje. Se trata de un material fácil de utilizar y que te ayudará a solucionar el problema. Para ello moldea la masilla con los dedos y colócala sobre la fuga, presionando firmemente para conseguir que se pegue.

A continuación, deja que se seque. El tiempo de secado dependerá de la masilla utilizada, por ello es importante que leas las instrucciones y respetes los tiempos indicados por el fabricante.  Cuando haya pasado el tiempo correspondiente lija la zona para que quede uniforme.

Este sistema te permite solucionar el problema sin utilizar herramientas que no todo el mundo tiene en su casa como el soplete. Además te permitirá trabajar sin necesidad de variar el sistema de agua del circuito.

Para que la masilla quede fijada correctamente y que no se desprenda por el uso deberás aplicar un esmalte anti calórico. Este, además de proteger el arreglo que acabas de realizar te servirá para cubrir la imperfección ya que deberá ser del mismo color que el radiador.

El radiador quedará como nuevo en solo unos minutos y sin necesidad de realizar un proceso más complejo que requiera del uso de herramientas especializadas.

2019-10-24T11:34:48+02:0015 noviembre, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.