Cómo educar a un futuro perro guía

Publicado por canalHOGAR, 17 May 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Perro guía cachorro con su dueña

Los labradores, golden retrevier y pastor alemán son las mejores razas de perros guía por su inteligencia y obediencia. Estos tienen que seguir un entrenamiento desde cachorros para poder orientar a las personas invidentes.

El perro guía es una figura imprescindible para todas las personas invidentes. Como su propio nombre indica, estos realizan la función de orientar a sus dueños para que estos puedan llevar una vida normal en la calle y no tener ningún tipo de problema.

Así, como es obvio, estos animales tienen que estar bien adiestrados desde que son cachorros para poder cumplir una función que, a priori parece complicada, pero que con gran cantidad de trabajo y disciplina puede llegar a ser algo sencillo para ellos. Y es que, en primer lugar, hay que tener claro que los mejores perros guía son los labradores, Golden retrevier y pastor alemán. ¿El motivo? Estas son las razas más inteligentes y dóciles para llevar a cabo esta misión.

Otra de las cosas relevantes de conocer es que los perros guía llevan una vida distinta a cualquier otro animal desde que son cachorros, ya que a los dos meses de nacer son separados de su madre y están durante un año con una familia de acogida para seguir todos los pasos con el objetivo de convertirse en el mejor perro guía posible.

El objetivo de esta decisión tomada por los expertos es que el cachorro, rodeado de todos los miembros que pueden formar un núcleo familiar, pueda conocer desde bien pequeño el rango de mando, socializarse, así como que tenga la destreza para desenvolverse con el resto de personas que componen un hogar.

Si te atrae la idea de educar y acoger a un futuro perro guía cuenta con el Seguro para Mascotas MAPFRE y podrás cubrir la asistencia veterinaria y otras coberturas que ofrezcan toda la tranquilidad y seguridad que la tarea requiere.

 

Educar a un perro guía: consejos y procedimiento

 

Entrenadores en la Escuela de Adiestramiento: Una vez que el cachorro en cuestión ha pasado un año con una familia de acogida, éste tiene que volver a la Escuela de Adiestramiento para ponerse en las manos de los entrenadores personales que le convertirán en el mejor perro guía capaz de orientar a las personas que lo necesitan.

Sortear obstáculos de la vida cotidiana: Este es un buen proceso para educar a un perro guía cachorro ya que, entrando sin ningún tipo de problema a medios de transporte público u otros establecimientos, tendrá un entrenamiento ya que tendrá que sortear obstáculos y esto le valdrá para el futuro. Además, el hecho de que este circule por la calle ya le valdrá para captar la atención en barrones, semáforos, pasos de cebra u otras situaciones de la vida cotidiana.

Hasta un año de entrenamiento: Los entrenamientos en la Escuela de Adiestramiento suelen ser de alrededor de un año donde se reforzará la obediencia de los cachorros y se le adiestrará para conocer la mayoría de obstáculos y caminos que tenga que superar en el día a día con su dueño. La enseñanza básica es que estos aprendan a no dar tirones, aceptar el arnés y caminar en línea recta.

Desobedecer inteligentemente: Este es uno de los procesos más importante en el proceso de adiestramiento de los perros guía. Porque, una vez enseñados la mayoría de procedimientos de la vida cotidiana, también se le enseñará a la mascota a desobedecer inteligentemente, que consiste en la misión de enseñar al perro a que no haga caso de las órdenes de la persona invidente. Y es que hay que tener en cuenta, que una persona que no tiene visión puede tomar decisiones que pongan en peligro la vida de ambos. Así que, con esta lección aprendida, el perro salvará más de una vida.

Asignado a un dueño con dos años: Una vez que ha acabado el proceso de adiestramiento, con dos años, el perro guía es asignado a una persona invidente, a la que acompañará durante alrededor de 10 años si todo va bien, ya que estos animales se suelen jubilar con 12 años. Durante este proceso, el perro se seguirá formando, pero también hay que tener ciertas precauciones cuando te lo encuentres por la calle. Por ejemplo, está taxativamente prohibido tocar su arnés, distraerlo o darle de comer cuando esté cumpliendo su función de perro guía. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.