Abrigos y ropa para las mascotas en invierno

Publicado por canalHOGAR, 04 Ene 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Perro de raza pequeña sentado con un abrigo verde y blanco

Ropa para mascotas en invierno, ¿sí o no? La respuesta no es tan sencilla, ya que depende de la raza o la edad del perro. Descubre en qué casos es aconsejable, cómo ponérsela para que sea eficaz y qué hacer para que la lleve con gusto.

La ropa para mascotas en invierno es un asunto que cuenta con tantos defensores como detractores. Para los últimos, se trata de una práctica innecesaria, ya que el propio pelaje de los animales les sirve de protección. Eso sin contar que los perros tienen una temperatura corporal muy superior a la nuestra, en torno a los 38 grados, dependiendo de la complexión y la raza de cada uno.

Sin embargo, los defensores sostienen que la mayoría de las razas han evolucionado tanto respecto a sus ancestros salvajes que ya no podrían adaptarse como ellos a determinados hábitats, por lo que necesitan una pequeña ayuda en forma de prendas de vestir para soportar estoicamente el frío. Además, hay que tener en cuenta que algunas de las razas que conviven con nosotros en realidad no están viviendo en su hábitat natural, y los inviernos pueden ser una pesadilla para ellos.

Sea como fuere, lo cierto es que nuestras mascotas comparten nuestra casa, nuestro sofá, mientras disfrutan de la calidez de la calefacción. Al llevarlos de paseo sin protección estamos haciendo que el animal pase de un ambiente caluroso a uno extremadamente frío en muy poco espacio de tiempo. Este cambio brusco puede llegar a ser muy agresivo para él, y éste es el principal motivo que esgrimen muchos para vestir a sus animales con prendas de abrigo.

 

Cuándo usar una prenda de abrigo

 

El sistema de defensas de los perros -como el de cualquier ser vivo- se debilita con el paso de los años, y en su época de senectud el riesgo de sufrir una enfermedad causada por las frías temperaturas es aún mayor, por lo que usar prendas de abrigo en estos casos es totalmente aconsejable.

Además, la humedad puede acrecentar otros problemas como la displasia o la artrosis, por lo que un impermeable es la solución más acertada.

 

Por otra parte, hay determinadas razas que, por su idiosincrasia, necesitará un aporte extra de calor.

Y no hay que olvidar la mera razón estética: algunos dueños disfrutan vistiendo a sus mascotas ataviadas con ropa específica para ellos porque les hace asemejarlos más a ellos o simplemente porque les gusta.

 

Qué prendas buscar

 

Para que la prenda de abrigo sea práctica y eficaz, debe cubrir al menos el lomo del perro desde la cruz hasta el comienzo de la cola. De esta manera, la zona lumbar quedará bien protegida, que al fin y al cabo es la parte del animal que más sufre las inclemencias del frío. En los perros que presenten problemas o dolores cervicales se aconseja tapar también la parte del cuello.

Para que tu animal esté cómodo en todo momento, busca prendas sin costuras y elásticas, ya que se acoplan mejor a su cuerpo y a sus movimientos. La ropa no debería ser un estorbo que limite los movimientos del perro, por lo que se aconseja probársela tranquilamente en casa, antes de salir a la calle, y observar que no se le enganche en las patas, que pueda saltar y correr con ella, que no le impida hacer ciertos movimientos, etc.

 

Cómo acostumbrarle a llevar ropa

 

Nosotros lo tenemos claro, pero parece que nuestra mascota no. Se niega a ponerse la ropa y hace todo lo posible para impedirlo.

Lo mejor es empezar el entrenamiento desde bien pequeños. Si ya siendo cachorros se acostumbran a ir vestidos, cuando sean adultos les será más familiar.

Para iniciarles en la materia, hay que hacerlo poco a poco. Empezaremos premiando el acercamiento: si el perro se interesa por una camiseta o un suéter que hemos colocado estratégicamente, y la olisquea, le daremos un premio.

Después, comienza poniéndole una indumentaria sencilla, ligera y cómoda, que no le cubran las patas o la cabeza y que tengan la parte del estómago abierta. De esta manera se evita el tener que meter la cabeza del animal dentro de la prenda, algo que les asusta, sobre todo en los primeros años de vida.

Las primeras veces, déjale la ropa puesta tan solo unos segundos, y mientras distrae su atención con comida o con juegos.

Con dedicación y paciencia, tu perro asumirá la ropa como una opción natural y podrás sacarle de paseo en pleno invierno sin que las frías temperaturas hagan estragos en él. Si te preocupa el bienestar de tu pequeño compañero, ofrécele las mejores soluciones que optimizan su calidad de vida, como el Seguro para Mascotas MAPFRE que, además de las garantías más beneficiosas incluidas en cada modalidad, ofrece a los asegurados ventajas adicionales como garantía ante cualquier percance relacionado con el animal.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios