Cuidado con la procesionaria, si tenemos perro

Publicado por canalHOGAR, 25 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidado con la procesionaria, si tenemos perro

Lo mejor en primavera es tener cuidado con la procesionaria, si tenemos perro, ya que estas orugas tienen pelos que pueden resultar altamente tóxicos y, por tanto, muy peligrosos para la salud de tu mascota. Lo mejor es evitarlas.

Las reacciones alérgicas que pueden provocar los pelos de las arrugas procesionarias son bastante molestas e incluso graves, según el caso, por lo que lo más recomendable es evitar las zonas donde suelen ser más comunes. Los pinares, por ejemplo, son espacios en los que tener cuidado con la procesionaria, si tenemos perro.

La primavera es el momento de eclosión de la naturaleza, y también es el momento en que muchos parásitos externos como las garrapatas, pulgas y gusanos de diferentes especies proliferan en bosques y campos. Gran parte de estas especies resultan nocivas, tanto para las personas como para otros animales, como los perros, por lo que se recomienda extremar las precauciones.

- Los pinos son los árboles preferidos por las procesionarias, evita pasear por bosques de pinos, si quieres evitar que tu perro o tú mismo sufráis una reacción alérgica a sus pelos.

- Entre febrero y abril, es la época de mayor apogeo de las orugas procesionarias del pino, cuyo nombre científico es Thaumetopoea pityocampa.

- Los cedros y los abetos también pueden sufrir plagas de este tipo de oruga, aunque no es tan común como en los pinos, pero es necesario ser prudente también en zonas con este tipo de árboles.

- El problema no es sólo entrar en contacto directo con los pelos de la oruga: el mayor riesgo es prácticamente invisible, ya que las orugas pierden sus pelos y estos flotan en el aire, por lo que son imposibles de evitar.

 

 

 

Las consecuencias para tu perro, si entra en contacto con una oruga procesionaria, pueden ser muy distintas, pasando de leves a graves o muy graves, según el caso.

- Si el perro se acerca directamente al gusano o a los rastros que deja por el camino, puede producirle lesiones en boca, lengua, encías y paladar.

- Si el gusano logra clavarse en la piel de tu mascota, liberará una toxina muy peligrosa, especialmente si se libera en la zona de la lengua o en la laringe.

- La peor de las circunstancias se da si tu perro tiene la mala fortuna de ingerir uno de estos gusanos: el ataque tóxico que le provocaría podría llevarle incluso a la muerte.

Es evidente, a la vista de estas consecuencias, que es imprescindible tener cuidado con la procesionaria si tenemos perro y si no quieres correr riesgo, lo más acertado es evitar en primavera zonas de pinares donde las procesionarias es muy probable que estén presentes.

No obstante, ante una situación de emergencia con contacto por procesionaria, o cualquier otro tipo de situación accidental, lo mejor es contar con el Seguro de Mascotas MAPFRE que te ofrece las mejores coberturas para cuidar siempre a tu perro de la mejor forma y con la mayor comodidad para ti.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos