Casa para perro hecha con palés

Publicado por CanalHOGAR, 01 Dic 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Casa para perro hecha con palés

Si contamos con la suerte de tener un jardín, quizá nos interese fabricar una casa para nuestro perro hecha con palés; con ella, conseguiremos dar refugio a nuestra mascota y un toque de decoración a nuestros exteriores.

Nos encanta el bricolaje, y qué mejor que emplear nuestra afición en algo que haga feliz a los nuestros. Entre ellos, nuestro perro, cuya entrega y lealtad podremos recompensar con un pequeño palacete en el que pueda descansar cuando se encuentre fuera de la casa. Construir una casa para perro hecha con palés es fácil si conocemos las claves de su fabricación.

Lo primero, los palés. Este sistema de embalaje puede parecer a priori rudo y tosco; tiene su origen, dicen, en la II Guerra Mundial, y su razón de ser en el transporte de cargas, que no suena muy glamuroso. Sin embargo, tratado y confeccionado con los métodos y las herramientas adecuadas, puede dar un toque muy original a nuestra decoración. La madera de los palés es ideal para exteriores, no solo por el aspecto estético, para el que siempre es un acierto, sino porque procesada bajo las condiciones adecuadas, puede alargar su resistencia y durabilidad a las adversidades climatológicas. Además, reutilizando los palés, contribuimos al reciclaje de un material todavía perfectamente utilizable y por tanto, a reducir el impacto en el medioambiente.

Es posible que hoy en día sea algo más complicado encontrar palés con facilidad, puesto que se han convertido en una moda a la que todo el mundo gusta. Ahora, tendremos suerte si los encontramos como restos de una obra, o junto a contenedores, fábricas, polígonos, etc., porque son muy codiciados. Si no hay manera, no debemos desistir: hay empresas en Internet que los venden a precios muy económicos, alrededor de los 5 euros por pieza; y si no, siempre nos queda acercarnos a la zona industrial de nuestra ciudad y preguntar, donde es más que probable que acabemos encontrando palés.

Una vez contemos con ellos, lo primero es tratar la madera. Al encontrarse en el exterior, nuestra casita va a resistir condiciones climatológicas adversas que, sin el procesamiento adecuado, pueden resultar en un deterioro irreversible. Como ya hemos dicho, gran parte de nuestro plan se trata de la voluntad ecológica de reciclar la madera, así que nuestra intención ha de ser, precisamente, que ésta dure lo máximo posible en nuestro jardín. Al no saber dónde ha estado ese palé antes, además, también querremos cerciorarnos de que la madera esté libre de bichitos, así que, si lo creemos necesario, podemos aplicar un fungicida.

Lo primero entonces es lijar la superficie de las tablas de nuestro palé: así, conseguiremos una textura lisa y suave, y nuestra mascota no se clavará astillas ni sufrirá percances. Retiraremos los restos del lijado con un trapo mojado y procederemos a aplicar una capa de imprimación si nuestra intención es pintar la madera. Si no, podremos directamente pasar al barniz (especial para exteriores) o al aceite de teca.

Una vez tengamos la madera tratada, podremos dedicarnos al diseño. Para ello, Internet ofrece múltiples posibilidades para todos los gustos, en las que seguro encontramos la casa perfecta para nuestro jardín. Una vez tengamos en mente la estructura, procederemos a cortar la madera con una sierra y a eliminar cualquier clavo que pueda suponer un peligro para nosotros o para nuestro perro. Forjaremos las juntas, cuidando que sean ángulos rectos. Si no contamos con escuadras ni cartabones de bricolaje, podremos usar la referencia de la esquina de una mesa para aproximarnos a la medida de 90 grados.

Si vivimos en una zona de mucho frío, y nuestra idea es que nuestro perro pase fuera las noches, podremos recubrir la estructura con un aislante que le proteja del frío y la humedad. Por lo contrario, si suele hacer mucho calor, podemos considerar la posibilidad de completar nuestra caseta con un porche que le ofrezca sombra y el paso de la brisa a nuestra mascota.

Por último, podremos completar nuestra casa para perro hecha con palés con un cojín y algo mullidito para que nuestra mascota esté como un rey. Si queremos, además, brindarle la mejor de las protecciones, podemos contar con las coberturas de los Seguros de Hogar de MAPFRE.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos