La displasia de cadera en las razas de perro grandes

Publicado por Covadonga Carrasco, 31 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Displasia de caderas en perros

Una de las grandes preocupaciones para los que tenemos un perro es que nuestra mascota se ponga enferma. Sobre todo si vemos que muestra síntomas de padecer algún problema y no sabemos las causas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Grados: existen diferentes grados de displasia de cadera, de mayor o menor gravedad para el animal.
  • Diagnóstico: un diagnóstico precoz puede ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestro perro.
  • Tratamientos: el tratamiento también varía en función del grado de la displasia, pudiendo ser quirúrgico, con fisioterapia o farmacológico.

Existen enfermedades que, por mucho que intentemos evitar, desgraciadamente son hereditarias, por lo que lo único que podemos hacer es conseguir que el diagnóstico sea prematuro y, en el momento en el que se desarrolle, hacer que nuestro perro viva de la forma más cómoda. Lo más recomendable es tener un seguro para mascotas para que nuestro perro esté lo mejor cuidado posible.

 

Este es el caso, por ejemplo, de la displasia de cadera, una enfermedad que suelen sufrir los perros de raza grande, pero que también pueden padecer perros de razas más pequeñas.

La importancia del diagnóstico precoz

Un diagnóstico precoz resulta muy importante para que después la calidad de vida de nuestro amigo de cuatro patas sea la más adecuada. Si bien es cierto que todos los síntomas no son iguales en todos los perros, incluso hay veces que son asintomáticos, no quiere decir que no se vaya a desarrollar la enfermedad.

Esta enfermedad hace que las cabezas del fémur se luxen, es decir, que se encuentren fuera de su lugar natural, lo que hace que, al no tener el recubrimiento correcto, se inflamen, debiliten la articulación y los tejidos de alrededor y produzcan dolor y cojera.

Diferentes grados de displasia

Para tener la posibilidad de hacer un diagnóstico temprano, lo ideal es hacer una placa a partir de los 5 o 6 meses de edad, ya que el periodo crítico de desarrollo de esta enfermedad va de los 3 a los 8 meses y su mejora o su empeoramiento puede variar si cambiamos diferentes hábitos en la vida del animal.

Existen diferentes tipos de displasia:

  • Articulaciones de cadera casi normales.
  • Ningún signo de displasia.
  • Displasia ligera.
  • Moderada o media.
  • Grave.

Para mejorar la enfermedad una vez se haya desarrollado, podemos acudir al veterinario que decidirá si el tratamiento que se tiene que aplicar, en función del grado de displasia, debe ser quirúrgico, con fisioterapia o farmacológico.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

simeonediego842 comento el 31/03/2015 a las 12:33

Pobres perros los que estén condenados a padecer esta enfermedad hereditaria. Me da mucha pena que no haya forma de curar la displasia de cadera, pero sí podemos mejorar la calidad de vida de nuestro compañero si se le diagnostica rápido.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos