Hernia umbilical canina

Publicado por Patricia Arroyo, 24 Mar 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Aparición de una hernia umbilical en nuestro perro

Hoy queremos hablaros sobre la hernia umbilical canina. Se trata de un pequeño bultito que aparece en la zona abdominal y que, en principio, no supone una amenaza para la salud del animal. Conozcamos sus síntomas y tratamiento.

LO QUE DEBES SABER...
  • Causas de la hernia umbilical: mal desarrollo del feto o debido a un mal corte del cordón umbilical. 
  • Síntomas: aparición de un pequeño bulto en la zona abdominal.
  • Posoperatorio: la recuperación es muy rápida, pero debemos evitar que el perro se mueva mucho o se lama la herida. 

La hernia umbilical canina es un pequeño agujerito que se crea en la zona del abdomen. Exactamente en la zona del ombligo.

 

Cómo detectar una hernia umbilical y las causas de su aparición

Existen varias causas que pueden provocar su aparición. Por ejemplo, puede deberse a un mal desarrollo del feto y por tanto esta parte no llegó a cerrase completamente. O también puede ser debido a un mal corte del cordón umbilical que provocó un desgarro en su tejido.

No es fácil detectar a simple vista una hernia umbilical, pues en la mayoría de los casos suele ser bastante pequeña. Si queremos supervisar su existencia en nuestra mascota, debemos palpar la zona del abdomen. Si existe la hernia, entonces notaremos un pequeño bulto, el cual se hundirá hacia adentro. En principio, la presencia de una hernia umbilical no supone riesgos para el animal, siempre que este bulto no crezca.

Si tenemos un cachorro, lo más probable es que a medida que vaya creciendo la hernia se vaya cerrando. Por tanto, lo aconsejable es esperar un tiempo para comprobar si el bulto desaparece. De esta manera no será necesario operar al animal. Si por el contrario, la hernia se agranda, sí será peligroso para nuestra mascota, pues se podría producir una torsión gástrica o una hernia estrangulada. En este caso, habrá que operar al perro de manera urgente.

 

Cuidados después de la operación

La recuperación posoperatoria es bastante rápida. El animal apenas sentirá dolor y se encontrará en perfectas condiciones para llevar a cabo una rutina diaria tranquila. Eso sí, debemos evitar que nuestra mascota se mueva mucho, pues podría abrirse la herida e infectarse. Es fundamental que cuidemos los puntos y evitar que se suelten, de lo contrario su recuperación se complicaría y tendríamos que medicarle para evitar una infección. Para que nuestra mascota tenga una mayor protección, es recomendable contratar un seguro, ya que podrá tener a su disposición especialistas para comprobar su estado en cualquier momento.  

El animal tenderá a lamerse la zona afectada. Para evitar que esto ocurra, debemos colocarle el collar isabelina. De esta manera evitaremos que se infecten los puntos. Ya sabemos que el collar isabelina es bastante incómodo para el animal, por ello, podemos quitárselo en algún momento del día y vestirle con un body de bebé, así seguiremos evitando que se lama la zona. 


Si te han parecido interesantes estos consejos sobre mascotas, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos