Perros con demasiada salivación

Publicado por Patricia Arroyo, 31 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Salivación perros

Si notamos que nuestra mascota saliva en exceso, puede deberse a algún tipo de enfermedad y puede llegar a convertirse en un problema, sobre todo en razas que presentan un babeo constante.

LO QUE DEBES SABER...
  • Causas: infecciones en la boca, rabia, moquillo, un tumor salival, enfermedad periodontal y estrés.
  • Síntomas: cuando observemos que nuestra mascota saliva demasiado y su baba tiene un olor diferente al habitual.
  • Cuidado: agua, dieta equilibrada y revisión del interior de su boca.

En ocasiones, que nuestra mascota babee con frecuencia no quiere decir que posea una enfermedad o algún problema, sino que simplemente se debe a su propia anatomía y también como una manera de recuperar su temperatura corporal.

 

Causas del exceso de salivación en los perros

Normalmente, este exceso de salivación en perros va acompañado de un olor de la baba diferente y, posiblemente, se deba a una alteración en la digestión del animal.

Otras de las principales causas de una salivación excesiva pueden ser debido a la rabia, el moquillo o, como ya hemos mencionado, por problemas en el proceso de digestión.

También puede ser por un motivo de infección en la zona de la boca, dientes, incluso por una enfermedad periodontal o un tumor salival, de forma que el animal salive a causa del dolor. Un factor más que provoca la salivación es el estrés, afectando también al estado emocional del animal.

 

Cómo evitar el exceso de salivación en los perros

Cuando detectemos que nuestra mascota babea más de lo normal el primer paso será observar el interior de su boca, ya que en algunas ocasiones puede haberse quedado encajado en su mandíbula algún tipo de objeto, provocando de tal forma el babeo excesivo. También debemos cuidar su alimentación, haciendo que mantenga una dieta sana y equilibrada.

A la hora de realizar un viaje, para evitar que el animal babee demasiado deberemos evitar darle comida. Pero sí tendremos que aportarle agua, ya que tendrá que refrescarse para evitar la sed y la sequedad de la boca. Además, deberemos abrir la ventana durante el viaje.

Tenemos que tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, aunque nuestro perro salive demasiado no supondrá peligro para su salud, tan solo tendremos que acudir al veterinario para que nos marque las pautas a seguir.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos