La torsión gástrica en perros

Publicado por Covadonga Carrasco, 05 Nov 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

El peligro de la torsión gástrica en perros

Los perros tienen tendencia a sufrir una serie de patologías que pueden llegar a provocar su muerte. Por eso, es muy importante conocerlas y descubrir si los síntomas de nuestro animal están provocados por alguna de ellas. Conozcamos una de las más graves, la torsión gástrica.

LO QUE DEBES SABER...
  • Gravedad: es una enfermedad que si no se trata a tiempo puede provocar la muerte.
  • Causas: se desconocen las causas reales de la torsión gástrica, pero suele producirse por una movilidad excesiva del estómago.
  • Veterinario: en el momento en el que notemos algún síntoma debemos acudir al veterinario de inmediato, aunque sea una falsa alarma.

 

Si no tratamos a tiempo esta enfermedad, nuestro perro sufrirá fuertes dolores y puede acabar muriendo. La torsión gástrica es una enfermedad que está asociada con una distensión aguda del estómago en el cual se produce una torsión sobre sí mismo.

Las causas de esta enfermedad son completamente desconocidas a día de hoy. Se cree que los perros que sufren esta patología tienen una movilidad excesiva en el estómago debido a que los ligamentos que lo sostienen son muy débiles.

 

Las posibles causas de la torsión gástrica

Son las razas grandes, de más de 30 kilos, las que tienen más posibilidades de sufrir esta enfermedad.

El estómago de los perros está sujetado por dos ligamentos que, dependiendo de su fortaleza y su tamaño, pueden sujetar o no el estómago, ya que al ser un órgano de gran tamaño este puede bascular más de la cuenta, normalmente por cuestiones de gases, movimientos, saltos, fermentación de los alimentos, etc. Si estos ligamentos no sujetan bien el estómago, este puede comenzar a revolverse sobre sí mismo provocándose así la torsión gástrica.

Se puede producir además de dos maneras: mediante una dilatación exclusivamente, o mediante una torsión total.

Esto puede hacer que nuestra mascota no descargue el contenido del estómago, al estar retorcido por ambos extremos. Además puede provocar problemas en otros órganos al interrumpir la circulación sanguínea. Si esto no se soluciona de forma inmediata puede producirse un shock en el animal que acabe con su vida.

Precauciones para evitar que se produzca

La única "ventaja" de esta enfermedad es que es sencillo identificar su sintomatología: el perro jadea de manera continuada, el salivado es más abundante, tiene arcadas de forma continua, está inquieto, da demasiadas vueltas antes de tumbarse o sentarse y puede tener aullidos de dolor.

En cualquier caso, si notamos alguno de estos síntomas tendremos que acudir de forma inmediata al veterinario para que pueda poner solución y evitar un desenlace fatal.

Aunque, como decíamos antes, no existen unas causas determinadas que provoquen esta enfermedad, sí debemos tener precauciones para que no se produzca:

- Evitar que el perro ingiera grandes cantidades de alimento de una sola vez.

- Debe hacer ejercicio intenso antes y después de comer.

- No ofrecerle alimentos que provoquen flautulencia.

- Las razas grandes como el San Bernardo, el dogo, el pastor alemán o belga, son más propensas a sufrir la torsión gástrica.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos