Preparar el primer baño de un cachorro

Publicado por Covadonga Carrasco, 30 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

El primer baño de un cachorro

Uno de los momentos más importantes en la vida de nuestro cachorro es su primer baño. Su primer contacto con el agua debe ser agradable para acostumbrarle y que con el paso del tiempo esto no se convierta en una tarea infernal para ambos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cariño: hay que ser cariñosos y tranquilizadores con el cachorro para que él también esté relajado.
  • Juego: si relacionamos el baño con juegos y diversión desde el primer momento, será todo más sencillo.
  • Paseo: después de bañarlo le daremos un paseo y jugaremos con él para que lo asocie a algo positivo.

 

Antes de que se produzca el primer baño, es necesario llevar al cachorro al veterinario para que le ponga las vacunas necesarias y será él el que nos diga cuál será el momento adecuado para llevarlo a cabo.

 

Champú especial para cachorros

Lo primero que tendremos que hacer será elegir el lugar en el que vamos a bañar a nuestro cachorro. Debe ser un sitio con desagüe, de ese modo el agua irá cayendo sin acumularse y evitaremos así que el cachorro sienta malestar al notar cómo se sumerge.

El champú que debemos usar es uno especial para cachorros, sin perfumes, con pH neutro, sin elementos que puedan irritar su piel, etc. También podemos usar jabón de glicerina.

Tendremos que aclarar al animal muy bien para que no quede ningún resto sobre la piel que pudiera provocar dermatitis.

Si en el lugar en el que bañamos al cachorro metemos juguetes que le gusten mucho, conseguiremos asociar el baño al juego y a algo agradable.

Tranquilidad y palabras cariñosas para mantenerlo relajado

Cuando vayamos a meter al cachorro en el baño tendremos que mostrar alegría y estar tranquilos, ya que los perros son capaces de percibir a la perfección nuestro estado de ánimo. Si estamos tensos a la hora de comenzar el baño, ellos se darán cuenta y se estresarán también.

Si vemos que el cachorro se pone muy nervioso, lo sacaremos con tranquilidad, hablándole con cariño, envolviéndolo con ternura y reanudando el baño otro día.

Para evitar que se asuste no debemos mojar la cara del cachorro durante los primeros baños. Esa será la última parte que tendremos que mojar, incluso podemos hacerlo con un paño, con nuestra mano húmeda o con toallitas para bebés.

Cuando el cachorro ya esté seco, jugaremos con él, le daremos un paseo y nos divertiremos para realizar de nuevo un refuerzo positivo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos