El asma en los perros

Publicado por Covadonga Carrasco, 03 Jun 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Enfermedad del asma en perros

Las enfermedades de los perros son muy similares a las que sufrimos nosotros. Una de las más comunes que se ha descubierto recientemente gracias a diversos estudios es el asma.

LO QUE DEBES SABER...
  • Edad: el diagnóstico puede hacerse a cualquier edad, desde cachorros a la edad adulta.
  • Alergias: suelen ser el desencadenante del asma en los perros.
  • Prevención: es necesario tomar medidas en casa para evitar que el perro sufra ataques de asma.

 

El asma en los perros se puede diagnosticar a cualquier edad, sin importar si se trata de un cachorro o de un perro adulto. Debemos conocer si nuestro animal sufre esta enfermedad para evitar problemas y modificar sus rutinas.

 

Las causas más comunes

El asma en los perros puede tener diferentes motivos e incluso puede ser hereditaria, pero lo más común es que se deba a problemas alérgicos hacia el polvo, diversos tipos de plantas, etc.

Entre los síntomas más comunes que podremos detectar encontramos:

- Pérdida de apetito.

- Tos.

- A la hora de moverse, lo hace de un modo cansado.

- Pérdida de peso.

- La lengua se pone de color azul si sufre un ataque.

El tratamiento del asma en los canes es diverso porque esta es una enfermedad crónica que necesitará una medicación oral si se producen varias recaídas. En este caso, los inhaladores serán suficientes si solo se producen de manera esporádica.

Prevención del asma

Al perro se le cierran de manera instintiva los bronquios como método de autodefensa cuando inhala polen, polvo o cualquier otra cosa que le de alergia. Lo hace para evitar asfixiarse. El veterinario recomendará broncodilatadores (inhaladores) que le abrirán los bronquios al perro y le ayudarán a respirar y a que desaparezca esa sensación de asfixia en el animal.

Para prevenir el asma es necesario evitar las sustancias que le den alergia o, al menos, tomar medidas para que no se produzcan recaídas. Podemos llevar a cabo las siguientes acciones:

- Colocar un humidificador que conseguirá que el ambiente no se quede reseco.

- Aspirar alfombras y tapicería para acabar con el mayor número de ácaros y polvo posible.

- Si es alérgico al polen y a las plantas, será mejor que, durante la temporada de máxima floración, el perro evite salir a hacer ejercicio fuera de casa.

Si poco a poco vamos evitando que se produzcan ataques de forma continuada, mejoraremos la calidad de vida de nuestro animal.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos