Cómo cuidar a un cachorro huérfano

Publicado por Covadonga Carrasco, 08 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidados de un cachorro huérfano

En ocasiones los partos de las perras no siempre salen tan bien como nos gustaría y, aunque no es lo común, muchas de ellas pierden la vida en este trance. Por eso hoy queremos que sepas qué hacer con los cachorros que se quedan huérfanos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Calor: es necesario mantener la temperatura corporal de los cachorros entre 36 ºC y 37 ºC.
  • Alimentación: necesitarán tomar el biberón de leche especial para cachorros cada 3 horas.
  • Cariño: los cachorros huérfanos necesitan mucho cariño y contacto para crecer sanos.

 

Un cachorrito recién nacido requiere de múltiples cuidados, la naturaleza es sabia y es su mamá la que se los da con todo el cariño del mundo, pero cuando esta falta, nosotros somos los responsables de esas crías a las que debemos intentar cuidar como lo hubiera hecho su madre.

 

Los cachorros prematuros

Debemos verlo desde un punto de vista positivo, porque aunque nuestra perra ya no estará con nosotros, nos ha dejado un regalo de vida enorme en forma de cachorritos indefensos a los que debemos darles todo nuestro cariño.

Lo primero es analizar la situación, no es lo mismo los cachorros que hayan nacido en su tiempo de gestación, que los que han nacido de manera prematura. Estos cachorritos necesitarán muchos más cuidados.

Si existe la posibilidad de encontrar a una hembra de adopción tendremos muchas más opciones de que los pequeños salgan adelante, ya que los prematuros necesitan calor y contacto continuo con la madre. Además, estos cachorros son mucho más débiles y tienen menor instinto de succión y capacidad para comer que los que han nacido dentro del tiempo normal de gestación.

Una fuente de calor es básica para su desarrollo

Si por el contrario no contamos con esta opción, tendremos que ser nosotros los que nos encarguemos de los perritos. Tendremos que alimentarles con leche adaptada para cachorros cada 3 horas y mantenerlos siempre con calor, acariciándoles y dándoles mimos, y cuando los dejemos en su cestita habrá que poner cerca una fuente de calor que les haga sentir confortables.

La temperatura corporal del cachorro debe mantenerse entre los 36 ºC y los 37 ºC. Para ello lo ideal es usar mantas y una lámpara de calor que no les hará daño y les mantendrá siempre calentitos.

El sistema digestivo de los cachorros es también muy delicado, por lo que es posible que les cueste hacer sus necesidades. Para ayudarles bastará con usar un bastoncillo empapado en agua caliente o en aceite de oliva y tendremos que frotar de forma muy suave en la zona anal para estimular los esfínteres y que puedan defecar con regularidad. Además podemos hacerles un masaje en la zona del vientre de manera muy suave que es probable que también les ayude.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos