Entrevista a Enrique Solís, experto adiestrador de perros

Publicado por Cristina Yáñez, 26 Feb 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Adiestrar perros

Antes de llevar un perro a casa hay que pensar en los cuidados que necesitará y si vamos a ser capaces o no de educarle bien para convertirle en un gran animal de compañía. Enrique Solís, director del centro canino LealCan en Madrid, quiere compartir con nosotros todos sus conocimientos acerca del adiestramiento de perros y darnos algunos consejos para tener la mejor mascota en casa.

LO QUE DEBES SABER...
  • Adiestramiento en positivo: el perro aprenderá jugando y los resultados permanecerán a largo plazo.
  • Enseñar a hacer sus necesidades: es recomendable enseñar y no corregir continuamente al cachorro, además debemos adelantarnos a sus necesidades y darle la opción de hacerlo en el lugar adecuado.
  • Relación con niños: los más pequeños deben aprender a tratar al perro, a acariciarle sin hacerle daño y a respetarle como animal a través de juegos que diviertan a ambos.

 

1. Mucha gente, a la hora de educar un perro, recurre a los castigos para conseguir resultados inmediatos, pero sabemos que no es la manera de que un animal aprenda. ¿Por qué el adiestramiento debe ser siempre en positivo? ¿Cómo podemos conseguir resultados en poco tiempo? 

Cuando yo comencé a formarme y a aprender las técnicas de adiestramiento, imperaba la técnica del adiestramiento tradicional. Yo vengo de ahí, como muchos otros. La diferencia es que algunos nos dimos cuenta que algo estaba fallando. En algunos casos, en lugar de solucionar problemas, los creábamos o incluso los llevábamos a puntos de difícil retorno.

Nos preocupamos en investigar, seguir estudiando las claves del aprendizaje, seguir formándonos y dándonos cuenta de que, por ejemplo, para el adiestramiento de otros animales se usaban métodos carentes de castigo con increíbles resultados. Y en ese momento muchos nos hicimos la pregunta: ¿y por qué en el perro seguimos usando métodos de hace 40 años con teorías que se han demostrado obsoletas?

Nos pusimos a ello y después de años a día de hoy existen ya muchos educadores que gracias al uso del adiestramiento en positivo han logrado increíbles resultados. En competición, por ejemplo, la filosofía de la educación canina en positivo se extiende en todas las disciplinas deportivas, con una motivación y una implicación absoluta por parte del perro.

Por otro lado, entiendo que sea tentador querer resultados rápidos; cuanto más fuerte castiguemos a nuestro perro, más rápido, aparentemente, llegan los cambios. Por desgracia, nadie cuenta los efectos secundarios y la poca estabilidad de los resultados a largo plazo, creando en ocasiones problemas de comportamiento irreversibles.

 

2. Cuando compramos un cachorrito acostumbramos a tratarle como un bebé, pero esto puede conllevar a una conducta inadecuada y desobediencia. ¿De qué manera debemos comportarnos con un cachorro? ¿Qué actividades o ejercicios podemos hacer con él para empezar a  adiestrarle?

Lo primero que debemos hacer es conseguir una buena acogida en su nueva casa, por lo que los primeros días son muy importantes para que el cachorro se encuentre a gusto entre nosotros.

Aunque la educación es importante, no debemos obsesionarnos regañando al cachorro por cualquier cosa que haga nada más llegar a un lugar que no conoce, lejos de su madre y hermanos; hay que dejarle ser cachorro. Siempre seguiremos la filosofía de enseñarle lo que queremos que haga y que tenga alternativas a los comportamientos que no nos gustan. Es importante centrarnos en enseñar, no en corregir.

3. Una de las cosas que más preocupa a la hora de tener un perro es enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa y siempre dentro de un horario. ¿Qué consejos o trucos puedes darnos para que un perro aprenda bien esta norma?

El mejor consejo que puedo dar a los lectores es que cambien la idea del concepto habitual para enseñarle a hacer sus necesidades a un perro, que normalmente se basa en castigar al animal cuando hace sus necesidades en un lugar inadecuado, en vez de prevenir sus necesidades y ampliar las posibilidades de acierto.

Os pondré un ejemplo, cuando queremos enseñar a un perro para que haga sus necesidades en la calle solemos caer en errores del tipo siguiente: si se acaba de hacer algo en casa le bajamos a la calle y nos quedamos con él una hora, transcurrido ese tiempo subimos a nuestro hogar muy cansados porque no ha hecho nada y le dejamos suelto por la casa, bebe agua y, normalmente, vuelve a tener un “accidente” y se le vuelve a escapar, entrando en un círculo vicioso que el cachorro no entiende. Estamos actuando al contrario, ya que debemos vigilar al perro teniéndole cerca de nosotros cuando tenga ganas, por ejemplo, a partir de los 30 minutos de haber bebido o comido sacándole a la calle en ese momento para, una vez eliminado en el lugar adecuado, felicitarle efusivamente.

Esto es solo un ejemplo, sería muy largo poder explicarlo por completo, ya que en el pre-adiestramiento de cachorros que trabajamos en LealCan desarrollamos más de veinte recomendaciones relacionadas con hacer sus necesidades fuera de casa.

4. Sabemos que cada raza es diferente, por eso debemos elegir un perro que sea adecuado para nosotros. ¿Qué razas son más fáciles de adiestrar y cuáles ofrecen mayor dificultad?

Para asesorar a una persona respecto a qué perro elegir tenemos que valorar cosas como el tamaño, la actividad según sus características físicas, el domicilio (no es lo mismo un piso grande que un apartamento), que el dueño cumpla las necesidades básicas de paseos del perro, su entorno, si tiene familia, más animales de compañía en casa, etc.

En mi opinión personal, no existen razas especialmente problemáticas, cada caso hay que valorarlo por individuo y no generalizar por raza. Cada problema de comportamiento que nos surge a los especialistas hay que valorarlo individualmente y no caer en errores del pasado como que los “perros nórdicos” no se pueden educar o que los “labradores o los golden” no tienen problemas de comportamiento. Esto lo único que puede hacer es condicionar nuestro diagnóstico en función de la raza y sería un grave error.  

5. En estos últimos años han salido muchas noticias de perros que agredían a niños o a sus propios dueños, ¿se puede realizar alguna terapia o algunos ejercicios especiales para modificar la conducta de aquellos perros denominados peligrosos? 

Aclarar que es un error de base centrarnos únicamente en el término de "peligroso" que indica la ley. Un perro no es peligroso por ser de una raza determinada. La ley es bastante ambigua en ciertos aspectos como por ejemplo incluyendo o excluyendo a determinados individuos únicamente por su tamaño o peso, lo que, personalmente, creo que es un error.

Lo que si haré es dar recomendaciones para la relación con los niños. Hemos escuchado en algún programa de televisión hablar de que tenemos que ser los “líderes de la manada” y por desgracia eso incluye a los niños o incluso a los bebés, aconsejando conseguir que nuestro perro respete una distancia alrededor del pequeño, del carrito o incluso haciendo que nuestro niño se “imponga” al perro y logre someterle. Esto, una vez más, no solo es un enfoque erróneo, además es peligroso. Si lo hacemos de esa manera tenemos muchas posibilidades de tener un accidente de mordedura grave.

La recomendación es totalmente la contraria. Sí debemos hacer partícipes a los niños de la educación de los perros, pero creando un condicionamiento agradable con su presencia, relacionándolo con refuerzos positivos, proporcionando interacciones divertidas con el perro a través de juegos educativos, enseñándoles a los niños cómo tienen que comunicarse con el animal para conocer sus señales, explicándoles cómo les gusta que les acaricien, siendo respetuosos con ellos, etc. Y lo más importante, no dejar a niños pequeños solos con el perro para evitar que tengan interacciones inadecuadas.  

6. Hay perros que llevan a cabo una función especial, ya que ayudan a personas discapacitadas o con movilidad reducida. ¿Qué cuidados y educación recibe uno de estos perros?

Los perros de asistencia se dividen en tres grandes grupos: perros guía, perros de servicio y perros señal o perros para sordos; aunque luego podemos encontrar perros para detección de ataques epilépticos, perros de alerta como por ejemplo para subidas o bajadas de glucosa, etc.

En líneas generales, las pautas son muy parecidas. Son animales que necesitan los mismos cuidados que cualquier otro perro y debemos socializarlos igual de bien que si fuera un perro de compañía, ya que es muy importante que este tipo de perros no tengan problemas de comportamiento. En la parte del entrenamiento sí ponemos un cuidado especial, porque para poder ser un perro de asistencia debe realizar ejercicios que ayuden a mejorar la calidad de vida del usuario. Es por ello que el entrenamiento debe ser siempre en líneas de adiestramiento en positivo, entre otras cosas para que su función la lleven a cabo por una buena motivación y se diviertan haciéndola, no porque se les obligue a hacerla, por eso debemos tener siempre en cuenta las necesidades del perro y los niveles de estrés que le puede generar la repetición de los ejercicios.

7. Lamentablemente cada año se producen cientos de abandonos, sobre todo cuando llega el verano. Pero afortunadamente también existen refugios y muchas personas que deciden adoptar estos animales. ¿Cuesta más educar a un perro abandonado?

No cuesta más educar a un perro abandonado simplemente por serlo, cuesta más educar a un perro con problemas de comportamiento y esto sí habría que tenerlo en cuenta a la hora de elegirlo.

Pero actualmente hay muchas asociaciones y empresas, entre ellas la nuestra, que eligen en muchas ocasiones perros de albergues para poder trabajar con ellos. En vez de comprar un perro, hay muchos perros listos para adoptar que están esperando una oportunidad y son muy capaces de acompañarnos en cualquier modalidad de entrenamiento que queramos practicar.  

8. A la hora de adiestrar un perro, ¿es mejor hacerlo en el propio hogar y entorno del animal, o en lugares y centros especializados?

Esta es una pregunta que se hace mucha gente, nosotros en Lealcan tenemos un centro canino donde realizamos entrenamientos de todo tipo de modalidades caninas, pero cuando se trata de resolver un problema de comportamiento o ayudar a la mejora de la relación con el perro, es mejor acudir al ambiente en el que vive el perro, ver dónde se desarrolla su día a día y ver el comportamiento a modificar en su máxima expresión. 

9. En la sociedad en la que vivimos, ¿qué es más importante, educar al perro o al amo?

En la mayoría de los casos es a la persona. Si enseñamos cómo comunicarse de forma correcta al dueño, conseguiremos también que nuestro compañero de cuatro patas disfrute de la convivencia tanto como nosotros con él. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos