La enfermedad de Legg-Calvé-Perthe en los perros

Publicado por Covadonga Carrasco, 19 Feb 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Enfermedad perro de Legg-Calvé-Perthe

Los seres humanos y los perros además de compartir grandes ratos de diversión y cariño, también comparten enfermedades como la de Legg-Calvé-Perthe.

LO QUE DEBES SABER...
  • Razas: esta enfermedad es habitual en razas de perros pequeños.
  • Tratamiento: generalmente se requiere de una intervención quirúrgica.
  • Recuperación: se necesitarán entre tres y seis meses de rehabilitación.

 

Esta es una enfermedad muy dolorosa para nuestros amigos de cuatro patas, ya que se trata de una degeneración espontánea de la cabeza del fémur de las patas traseras. Se produce entonces una desintegración de la articulación de la cadera y como consecuencia la inflamación del hueso y las articulaciones.

 

Una enfermedad común en razas pequeñas

No se tiene conocimiento de cuál es el origen de esta enfermedad, aunque se cree que puede ser consecuencia de problemas de suministro de sangre a la cabeza del fémur.

Esta es una enfermedad muy común en razas de perro pequeñas y surge entre los 5 y los 8 meses de edad.

Los síntomas son bastante visibles, nuestro animal comenzará con una cojera leve que irá aumentando en intensidad en dos o tres meses, además se produce dolor al mover la cadera y se atrofian los músculos de la extremidad en la que se está produciendo la enfermedad.

Para que se produzca el diagnóstico de esta enfermedad será necesario explicarle al veterinario desde cuándo tiene los síntomas para que se pueda hacer un examen físico a nuestro animal.

Tratamiento quirúrgico y rehabilitación

Se tomarán radiografías para ver los cambios que se han producido en el fémur y en la articulación. Cuando la enfermedad ha avanzado mucho se podrá ver incluso la fractura del cuello femoral.

El tratamiento suele ser en un principio reposo y analgésicos además de compresas frías, pero rara es la vez que no requiere de cirugía para eliminar la cabeza y el hueso del fémur. Una vez realizada la operación el perro tendrá que someterse a una terapia de rehabilitación.

Es beneficioso para el animal realizar ejercicio regular para rehabilitar la extremidad o la recuperación se alargará y puede que el tratamiento no tenga una buena respuesta. La rehabilitación suele ser con pesas pequeñas de plomo para que pueda ejercitar la zona.

Cada dos semanas aproximadamente el animal tendrá que acudir al veterinario para ver que la evolución es óptima. Esta recuperación es de entre tres y seis meses, algo larga, por lo que habrá que tener mucha paciencia y cuidar muy bien de nuestro pequeño amigo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos