Mi perro tiene celos de los niños

Publicado por Cristina Yañez, 24 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Celos de los perros hacia los niños

La convivencia entre perros y niños en ocasiones puede tornarse dificultosa si el primero en llegar a casa fue nuestra mascota, que viendo amenazada su posición en la jerarquía del hogar empieza a sentir celos de los hijos y a comportarse de manera diferente.

LO QUE DEBES SABER...
  • Jerarquía: estableceremos el rol del perro en el hogar, ocupando siempre la última posición.
  • Rutinas: se mantendrán en la medida de lo posible los horarios que marcábamos al perro antes de la llegada de los niños.
  • Cariño: seguiremos tratándoles con cariño y nunca usaremos la violencia bajo ningún concepto.

 

Si el perro ha recibido una correcta educación y le hemos hecho entender desde el principio que se encuentra en el último lugar de la jerarquía de la casa, no deberían existir celos hacia los niños una vez que tengan que convivir bajo el mismo techo. 

 

Establecer su rol 

Lo primero que hay que tener en cuenta por encima de todo es que nunca debemos infligir un castigo físico a nuestra mascota si presenta celos, puesto que esto no solucionará los problemas y podrá acarrear otros peores. 

Es muy recomendable permitir al perro que reconozca a los niños cuando lleguen por primera vez a casa, por lo que si quiere olisquearlos o incluso lamerlos debemos permitírselo siempre vigilándolo muy de cerca. De esta manera asimilará el olor del niño y se acostumbrará a él como un elemento más de la familia. 

Otro consejo es concederle un poco de tiempo al perro. Es cierto que debemos dejarle claro su posición en la ya citada jerarquía de la casa, pero aun así no debemos darle de lado completamente e intentaremos sacar algunos minutos cada día para jugar con nuestra mascota, estableciéndolo como una rutina. Con esto conseguiremos que el perro se dé cuenta que tiene un tiempo para él y no nos perseguirá constantemente buscando nuestra atención. 

Tratarles con cariño 

Es fundamental que el animal se sienta querido, ya que uno de los motivos principales por los que sienten celos es que temen que los niños les roben el cariño que antes tenían. Un pequeño truco es mostrarse muy afectivos con ellos en presencia de los niños para que no los vean como una amenaza y comprendan que se puede querer a ambos. 

Por último, es primordial comportarse con el animal como se ha ido haciendo siempre para que no vea alterados sus horarios y rutinas y relacione el cambio en su vida con la llegada de los niños.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos