El perro, el mejor compañero de lectura

Publicado por Ana Martínez, 11 Jul 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Fundación R.E.A.D. España

El hábito lector es fundamental en la educación de los niños. Pero conseguir que lo adquieran no es fácil, ya sea porque algunos son algo perezosos y otros porque tienen problemas reales de aprendizaje. En este sentido, el perro se convierte en un aliado. Hablamos con Elena Domínguez Iten, Fundadora y Directora de PERROS Y LETRAS – R.E.A.D. ESPAÑA, que nos cuenta los detalles de esta terapia.

LO QUE DEBES SABER...
  • Perros R.E.A.D.: están entrenados para escuchar leer a los niños.
  • Favorece: la relajación, concentración, autoestima, confianza y hábito lector. También para usos terapéuticos.
  • Disminuye: la ansiedad del niño. Leer es menos intimidante.
  • Dónde: en bibliotecas, gabinetes de logopedia e incluso en la casa del niño. 
  • Sesiones: individuales de 15 o 45 minutos.  

 

1. Hay mucha gente que desconoce vuestra actividad. ¿Cómo es posible que un perro ayude tanto a un niño?

Porque los perros R.E.A.D. están especialmente entrenados para escuchar leer a los niños. Por ello, son los acompañantes ideales de la lectura, los que crean el ambiente cálido y acogedor en el que el niño se relaja, disminuyendo considerablemente su ansiedad.

Nuestros perros escuchan atentamente, pero no juzgan, no se burlan, no critican, no presionan, por lo que son menos intimidantes que los compañeros de clase, los padres o que un psicólogo o un logopeda.

El niño establece una conexión especial con el perro, al que considera su “igual”, por lo que leer al perro lo ve como un premio, no como una obligación. Además, es muy agradable, ya que puede tocar y acariciar al perro. Y es divertido y diferente, por lo que los niños se sienten especiales y únicos, y presumen de ello con sus amigos. Les encanta volver a leer a nuestros perros.

 



2. Y es una actividad que realiza en niño con el perro bajo la vigilancia de un terapeuta, ¿no? ¿Durante cuanto tiempo?

La duración de cada sesión depende del objetivo que persigamos. En bibliotecas planteamos la actividad como animación a la lectura, para que el niño disfrute leyendo y se establezca el hábito lector. Por ello, la sesión dura unos 15 minutos.

Cuando el objetivo es terapéutico, porque existe una dificultad de aprendizaje, las sesiones son de 45 minutos, y en ellas trabajamos la lectura, pero también otros aspectos del niño, en función de lo que queramos alcanzar. Este tipo de sesión se desarrolla en gabinetes de Psicología o Logopedia, o en el propio domicilio del niño.

Tanto en bibliotecas como en sesiones terapéuticas las sesiones son totalmente individualizadas.

3. ¿Son perros especialmente entrenados o se puede hacer con el nuestro propio en casa?

Son perros especiales y con unas características muy determinadas, que los hacen únicos.

Con carácter previo a su participación en el Programa R.E.A.D., cada perro debe aprobar un examen de comportamiento, habilidades específicas y obediencia, que acredite que cumple con los requisitos exigidos internacionalmente para ser un perro de terapia. El examen se realiza ante un veterinario colegiado, experto en Etología, y tiene que repetirse cada dos años, para asegurar que el perro siempre está en perfectas condiciones. Además, y una vez aprobado el examen, los perros son adiestrados específicamente para su participación en el Programa R.E.A.D.

4. ¿Hay alguna raza específica para poder realizar esta actividad?

Más que una raza concreta, lo realmente importante es el temperamento y aptitud del perro. Por ello, y aunque podamos trabajar con muchas razas, para nuestra especialista en Etología canina y miembro de R.E.A.D. España, Lorena Díez Pereira, es el Labrador Retriever el que, entrenado adecuadamente, genera unos resultados espectaculares en la lectura con niños. Ello se debe a que el Labrador Retriever es extremadamente adaptable a cualquier entorno y situación. Tiene una altísima capacidad de concentración y atención. Su disposición hacia su guía humano es incondicional.

Además, resiste largas jornadas de trabajo, siempre con buena actitud. Y, por último, y muy importante para el trabajo concreto de lectura, el Labrador tiene una enorme facilidad para desarrollar empatía con los niños que se sientan a su lado en cada sesión lectora.

5. Me imagino que el cuidado y la educación de estos perros es muy importante, ¿no?

En el Programa R.E.A.D. el perro es considerado un compañero de trabajo, tan importante como el terapeuta humano o como el niño lector, por lo que su cuidado y bienestar son fundamentales. A los cuidados físicos (limpieza, cepillado, vacunaciones, ejercicio físico y dieta adecuados...) se añade la atención hacia el equilibrio emocional del perro. Ello implica juegos, ejercicios, paseos, premios… y cualquier actividad cuyo resultado sea que el perro se sienta relajado, tranquilo y contento cuando va a trabajar. Y esto lo podemos notar y controlar cuando colocamos al perro su “uniforme de trabajo”: un pañuelito rojo. Esta es la señal que le indica el comienzo de su “jornada laboral”, y el perro se debe mostrar feliz ante ella. Este es nuestro objetivo y, hasta ahora, ¡lo estamos consiguiendo! ¡Nos encanta ver a nuestras perritas tan contentas cuando van a leer!

6. Esta actividad es algo nueva en España pero no en otros países e imagino que sus beneficios están demostrados. ¿Cuáles son?

El Programa R.E.A.D. nació en EE.UU. en 1999, por lo que ya tenemos más de trece años de experiencia. Desde su nacimiento, R.E.A.D. se ha extendido también por Canadá, Italia, Gran Bretaña, Suecia, Finlandia, Eslovenia, Sudáfrica y, desde octubre de 2011, también estamos en España. Sus beneficios, por tanto, están demostrados en diferentes entornos y culturas, y podríamos resumirlos en los siguientes: incremento contrastado de las habilidades lectoras y orales, incremento de la autoestima y autoconfianza, mejora de la concentración y atención, incremento de la comprensión de textos, reducción del estrés y la ansiedad, mejora general del rendimiento escolar, mejora de la estimulación mental del niño, fomento del hábito lector, aumento de la interacción social y comunicación, desarrollo de la iniciativa personal, mejora del autocontrol,... Todos estos beneficios son contrastados y medidos por psicólogos y logopedas. De hecho, siempre recomendamos realizar pruebas previas al inicio del programa, y con posterioridad al seguimiento del mismo, para ver la evolución del niño.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos