Tu nueva mascota: un perro abandonado

Publicado por Covadonga Carrasco, 29 Jun 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Perro abandonado

Cuando se toma la decisión de tener una mascota hemos de valorar la idea de adoptar un perro abandonado. Tener un compañero de fatigas al que cuidar, especialmente cuando este ha sufrido el abandono por parte de su anterior familia, puede ser una experiencia realmente enriquecedora.

LO QUE DEBES SABER...
  • Paciencia: su integración puede ser lenta porque necesita un periodo de adaptación.
  • Consejos: hacer caso a las recomendaciones de la protectora. Excepto de los perros vagabundos, tienen todo el historial del animal.
  • Otros animales: cuidado con el encuentro con otras mascotas. Ambos necesitarán tiempo para entender que son compañeros y no rivales.

 

Generalmente los perros que han sido abandonados se encuentran ya en la edad adulta y han de adaptarse a la vida en nuestra familia.

 

Los primeros meses pueden resultar difíciles, porque el animal habrá pasado por una situación traumática y es probable que se muestre asustadizo o incluso agresivo en determinadas circunstancias.

Paciencia y mucho cariño

Por este motivo es muy importante hablar con los responsables del centro de acogida para que puedan aconsejarnos la manera de tratarlo y de educarlo para que el animal se encuentre bien y feliz a nuestro lado.

Integrar a un perro que ha sido abandonado en nuestra familia no es tarea fácil y debemos armarnos de paciencia para conseguirlo. Lo que sí podemos asegurar es que una vez que se logra, tendremos un fiel compañero para toda la vida.

Excepto de los perros vagabundos, los centros de acogida tienen una buena información sobre el carácter de los perros que acogen. Conocen su historia y los momentos traumáticos por los que han pasado para ayudarnos a que puedan superarlos.

Crear un espacio donde se sienta seguro

Como decíamos antes, hemos de tener paciencia porque quizá hasta que no pasen algunos meses no será posible descubrir cuál es el verdadero comportamiento de nuestro perro.

Cuando llegue a su nueva casa, el animal puede sufrir cierta ansiedad, por eso es necesario hacerle ver que tiene un espacio solo para él, donde pueda sentirse seguro y protegido.

No debemos agobiarle y debemos dejar que sea él mismo el que se vaya integrando, acercando a nosotros y demostrándonos que poco a poco comienza a confiar en su nueva familia.

Si ya hay otra mascota en casa, lo extraño es que se produzca una buena relación desde el minuto uno. Ellos también tendrán que empezar a conocerse. Consultar con el veterinario o con algún profesional de la educación canina para que nos ayude con este proceso, puede ser una gran idea.

En el fondo lo más importante para la adaptación de este nuevo miembro de la familia es darle todo el cariño del que, hasta ahora, no ha podido disfrutar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos