Adoptar un perro guía: una buena forma de ayudar a la ONCE

Publicado por Covadonga, 05 Jun 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Perros Guía

Adoptar un perro guía y enseñarle todo lo que debe saber para ayudar a los demás es una de las experiencias más enriquecedoras que podemos experimentar. Si aún no sabes cómo funcionan este tipo de adopciones hoy vamos a darte las claves.

LO QUE DEBES SABER...
  • Por ley: van identificados y pueden entrar en cualquier sitio.
  • Duración: 1 año.
  • Gastos: a cargo de la Fundación ONCE.

 

La ONCE pone a disposición de los adoptantes perros guía para que los cuiden y los eduquen desde que tienen unas nueve semanas hasta que tengan un poco más de un año. Se trata de la primera fase de la socialización del animal con el mundo. Después, el perro estará preparado para comenzar con el adiestramiento y realizar su función perfectamente junto a una persona invidente.

 

 

Entre las ventajas que tiene este tipo de perro ante otros es que los perros guías pueden acompañarte a cualquier lugar: a la compra, al restaurante, en el transporte público… Por eso, siempre van identificados con su chaleco.

Cómo educar a un perro guía

Antes de entregarlo a la familia que lo adoptará, el perro ya está educado en los comportamientos más básicos, como ir al baño cuando se le solicite.

De lo que se trata es de acostumbrar al animal a estar con gente de manera natural, para que cuando tenga que ejercer su función no se asuste o tenga comportamientos extraños.

Además, durante el año de adopción del cachorro todos los gastos derivados de su mantenimiento, como el veterinario, la vacunas, etc. son cubiertos por parte de la Fundación ONCE del Perro Guía, que además le harán revisiones periódicas de salud. En el fondo, la familia adoptante solo tiene que encargarse de darle cariño al perro.

Cuando pasa el año, llega probablemente el momento más difícil que será el de devolver al animal para que finalice el adiestramiento y donde aprenderá a señalar bordillos y obstáculos, superar las barreras de las ciudades, comportarse en ámbitos públicos, etc.

Una experiencia que se puede repetir

Este es probablemente el peor momento, ya que durante un año habremos visto crecer al animalito y será complicado para la familia tener que dejar de convivir con él.

Si hay niños en casa, es necesario explicarles que lo que se está haciendo es para ayudar a los demás y que tarde o temprano el animal tendrá que irse a vivir con personas invidentes que les necesitan más. De este modo evitaremos que el disgusto sea mayor.

Además, si la experiencia ha resultado positiva, se puede volver a adoptar de nuevo a otro cachorro.

Para conseguir más información sobre la adopción de perros guías durante un año podéis acudir al Centro de Adiestramiento de la ONCE en Boadilla del Monte (Madrid) o llamar al teléfono 91 632 46 30.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos