Cómo proteger a los animales del calor

Publicado por canalHOGAR, 22 Sep 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Un perro corre dentro del agua

Los animales sufren más las altas temperaturas que los humanos ya que su sistema de transpiración es más limitado. Por este motivo, conviene extremar las precauciones poniendo en práctica ciertos hábitos con los que evitaremos que nuestra mascota sufra un golpe de calor.

Proteger a los animales del calor es más importante de lo que parece. Aunque no hay cifras oficiales sobre su incidencia, SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) apunta que existen más muertes de animales a causa del exceso de temperaturas que por estar expuestos al gélido frío del invierno.

Esto se debe a que nuestras mascotas, sobre todo los perros, tienen mayores dificultades a la hora de reducir la temperatura corporal ya que solo transpiran por las zonas donde hay poco pelo.

Para que nos hagamos una idea: mientras que para nosotros estar dentro de un coche bajo el tórrido sol del verano es una situación molesta, para ellos puede suponer la muerte. Bastarían tan solo diez minutos para que sus órganos vitales dejaran de funcionar.

 

Cómo proteger a los animales del calor

 

Prevenir un golpe de calor en nuestras mascotas está en nuestras manos, por lo que debemos poner todo el empeño a la hora de protegerlos poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • Evitar sacar de paseo al animal en las horas de máximo calor.
  • Reducir el uso del bozal. Los perros utilizan el jadeo como un mecanismo para expulsar el calor. El bozal les impedirá llevar a cabo esa tarea, con lo que la situación se agravará.
  • Nunca hay que envolver al animal con una toalla húmeda con la intención de refrescarle, ya que conseguirá el efecto contrario: le hará aumentar aún más su temperatura corporal. Mejor optar por una ducha de agua.
  • Los pulverizadores son muy prácticos, sobre todo para refrigerar cada cierto tiempo a las aves tropicales.
  • El aire acondicionado es un excelente aliado. Al igual que para nosotros, a nuestra mascota le aliviará en los días de mayor bochorno.
  • No hay que sucumbir a la tentación de recortarle en exceso el pelo, ya que es un aislante natural tanto del frío como de los rayos uva. Pero lo que sí podemos hacer es entresacar algo de pelo para aligerar la carga y dejar que pase el aire.
  • Los gatos sueltan más pelo en verano que en invierno. Si le cepillamos frecuentemente, no sólo le estaremos ayudando en esta tarea, además le estaremos aliviando del calor.
  • Hay ciertas razas de perros –las que presentan menos pelo- que necesitan crema solar para evitar el riesgo de sufrir quemaduras. Bastará con aplicar un protector para bebés (o una crema que no tenga óxido de zinc en su composición) en el hocico y en la zona inguinal.
  • La jaula de los pájaros debe estar alejada del sol y en un lugar fresco. Además, es bueno colocar en su interior un recipiente con agua para que el ave pueda chapotear cuando lo necesite.
  • Un buen recurso es congelar una botella de agua y dejarla en la jaula del animal, en la caseta o en la cama del gato, para que nuestra mascota se recueste encima cuando sienta un calor excesivo.
  • Mantener su hábitat limpio, sobre todo en los meses de calor, evitará la proliferación de bacterias y la aparición de enfermedades.
  • Es importante que el animal tenga agua limpia a su disposición para evitar la deshidratación. En verano, habrá que cambiarla frecuentemente para que no se caliente en exceso.
  • La comida, mejor por la noche. Así evitamos que esté expuesta demasiado tiempo al sol, lo que podrá causarle vómitos y diarreas.
  • Vigilar y cambiar el agua de los peces y tortugas que viven en instalaciones reducidas, ya que el líquido puede alcanzar temperaturas muy altas reduciendo el porcentaje de oxígeno.

 

Síntomas del golpe de calor en los animales

 

El golpe de calor se produce en situaciones de calor extremo, alto grado de humedad y exposición prolongada al sol. Cuando los animales sufren un golpe de calor eliminan grandes cantidades sales minerales y azúcares, lo que desencadena un colapso interno con trágicas consecuencias.

Los perros, gatos y conejos se vuelven más perezosos y presentan un comportamiento anormal, además de mareos, falta de equilibrio, mucosas congestionadas, jadeos constantes, vómitos y diarreas, taquicardias, y en el peor de los casos: pérdida de conocimiento.

En cuanto a las aves, debemos estar atentos si observamos que mantienen las plumas pegadas al cuerpo, se muestran inquietas, respiran con el pico abierto, abren ligeramente las alas, están apáticas o, finalmente pierden el conocimiento.

 

¿Qué animales son más propensos a sufrir un golpe de calor?

 

Aunque todos los animales de compañía sufren de forma considerable los excesos de calor, hay que vigilar especialmente a:

  • Los más pequeños y los mayores.
  • Los que están enfermos.
  • Los más activos.
  • Los de pelaje oscuro.
  • Los que tengan sobrepeso.
  • Los perros y gatos de morro chato.

 

Primeros auxilios

 

Si el animal presenta alguno de los síntomas mencionados, hay que acudir al veterinario lo más pronto posible. En el trayecto, puedes llevar a cabo una serie de medidas que servirán para paliar los efectos hasta que lo vea el especialista, tales como pulverizar agua templada en el cuello y la cabeza o humedecer la boca sin obligarle a beber. Lo importante es no tratar de bajar la temperatura de golpe, pues esto le ocasionaría una hipotermia. El Seguro de Mascotas MAPFRE cuenta con coberturas especiales para tu mascota, como la asistencia veterinaria en este tipo de incidentes.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos