El ave forpus

Publicado por Patricia Arroyo, 18 Mar 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Forpus, un ave muy inquieta

El ave forpus es una de las aves que más se crían en cautividad. Además, hoy en día se ha convertido en una mascota bastante popular por su colorido e inteligencia. ¿Quieres saber más sobre este pájaro?

LO QUE DEBES SABER...
  • Plumaje: el ave forpus posee un plumaje de color verde. Aunque los machos también tienen una tonalidad azulada debajo de las alas y en el obispillo. 
  • Carácter: son pájaros muy traviesos y activos. 
  • Cuidados: necesitan grandes jaulas y dejarlos en libertad al menos dos horas diarias.  

El ave forpus tiene su origen en Perú y Ecuador, y pertenece a la familia de las Psitácidas. Podemos encontrar este pájaro en un hábitat árido y también en zonas poco arboladas con matorrales.

 

Características físicas del ave forpus

El ave forpus tiene un cuerpo bastante pequeño, mide tan solo entre 10 y 13 cm. En cuanto a su color, existe cierta distinción dependiendo del sexo que sea. Así, los machos poseen un plumaje de color verde con zonas azules en el obispillo y debajo de las alas. Las hembras, aunque sean del mismo color, no poseen esa tonalidad azulada en dichas zonas. Ambos sexos tienen ojos marrones, patas rosadas y un pico grisáceo.

Este tipo de ave se caracteriza por su larga vida, pues llega a vivir hasta 30 años. Si hablamos de su temperamento, es un ave muy inquieta y puede llegar a atacar a otras aves de su raza. Por esta razón lo recomendable es mantener a las parejas separadas de los otros pájaros. A pesar de ello, si se educa debidamente llega a ser muy cariñoso.

 

Cuidados que necesita el ave forpus

Los animales exóticos son delicados y por ello es conveniente que tengan un seguro que les proteja. También necesitarán una jaula bastante grande y con columpios para que se diviertan, pues son animales muy activos. Debemos situarles en zonas donde no existan corrientes de aire y resguardarlos de las heladas. Lo idóneo es mantenerles en una temperatura de 15 °C.

Además, debemos dejar al forpus en libertad en una sala para que pueda estirar bien sus alas y jugar al menos una o dos horas al día. Esta medida es muy importante para su salud física y para su estado emocional. A la hora de soltarle debemos revisar que las ventanas están cerradas y que no existe ningún peligro para el animal, como cables sueltos o radiadores calientes que puedan dañarle.

En cuanto a su alimentación, este pájaro se caracteriza por tener un gran apetito. Su dieta se basa en frutas, verduras, semillas y otros alimentos proteicos como los huevos.



Comentarios (1)

martincp118 comento el 18/03/2014 a las 12:46

Qué mona el ave forpus que habéis presentado, me ha hecho gracia eso de que son traviesos jaja

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios