Las enfermedades respiratorias de los burros

Publicado por Covadonga Carrasco, 14 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tratar enfermedades de los burros

El burro es un animal encantador y tremendamente inteligente a pesar de su leyenda como animal torpe. Hoy vamos a conocer cuáles son los signos de alerta de los que tenemos que estar pendientes para saber si nuestro burro está enfermo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Síntomas: pérdida de apetito, respiración irregular y secreciones nasales con mal olor.
  • Veterinario: con cualquiera de estos síntomas será necesario avisar al veterinario de inmediato y evitar que la enfermedad avance demasiado.
  • Cuarentena: hasta establecer un diagnóstico claro habrá que mantener al animal alejado de otros equinos para que no se contagien.

 

Los burros, al igual que los caballos y los ponis, sufren enfermedades de tipo respiratorio, pero con la diferencia de que los síntomas pueden descubrirse al estar la enfermedad muy avanzada por su poca sensibilidad a la hora de toser.

 

Evitar que el burro enfermo esté en contacto con otros equinos

Cuando un burro enferma por norma general dejará de comer y en el caso de que esa enfermedad sea infecciosa puede provocar la propagación entre el resto de animales equinos que estén cerca.

Si la frecuencia respiratoria del burro aumenta debemos vigilarla, lo normal es entre 12 y 16 respiraciones por minuto.

Se pueden provocar ruidos anormales en la respiración como pitos o resoplidos y un esfuerzo extra al respirar. Esto podremos observarlo claramente si se le hincha el abdomen o los orificios nasales.

También puede producirse secreción nasal y con mal olor, o una inflamación en los ganglios de la garganta en la zona baja de la mandíbula.

Si se presenta alguno de estos síntomas habrá que comprobar su temperatura, el pulso o la frecuencia respiratoria y avisar al veterinario.

Habrá que mantener al burro que pueda estar enfermo alejado de otros equinos hasta que se haga un diagnóstico y evitar el polvo del ambiente. También será adecuado mojar el heno, cambiar su cama y la hierba de su cuadra.

Prevención con vacunas y desparasitaciones regulares

Normalmente los burros adquieren enfermedades respiratorias debido a infecciones víricas o bacterianas, parasitarias o simplemente por una cuestión de alergias.

En el caso de las infecciones víricas podemos hablar de gripe y herpes equino. La más peligrosa son las paperas.

Por otra parte, si la infección es parasitaria no será de gravedad, pero puede empeorar otro tipo de dolencia respiratoria que tuviera el animal.

Para prevenir estas enfermedades lo más importante es tener el programa de vacunación del burro en perfecto estado. Desparasitarlo regularmente y tener su establo limpio con paja de buena calidad y con buena ventilación.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos