La doma clásica de caballos

Publicado por Covadonga Carrasco, 25 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Doma clásica

Si existe un animal noble y bello ese es sin duda el caballo. Para verlo en su máximo esplendor es necesario que el caballo sea domado. Hoy queremos hablaros de la doma clásica, también conocida como dressage, que necesita no solo de la pericia y habilidad del jinete sino del caballo en una combinación perfecta para ejecutar de forma óptima todos los ejercicios.

LO QUE DEBES SABER...
  • Caballos: deben tener al menos 8 años de edad para poder competir.
  • Doma clásica: es una práctica que se lleva a cabo desde hace más de 2.000 años.
  • Pasos: es necesario tener una habilidad por parte del jinete pero también por parte del caballo y que entre ambos exista una gran relación.

 

La doma clásica no es precisamente una técnica que podamos decir que sea novedosa. Esta práctica tiene al menos 2.000 años de antigüedad. Fueron los antiguos griegos los que comenzaron a adiestrar a los caballos aunque en este caso era para la guerra.

 

Requisitos para competir

Actualmente la doma clásica o dressage se realiza en espacios rectangulares de 60 m por 20 m en donde se llevan a cabo una serie de ejercicios específicos como paso, piaffe, etc.

Es un grupo de 7 jueces los que se encargan de calificar dichos movimientos dependiendo de su calidad, la armonía con la que se hayan realizado, la ligereza y la fluidez.

Para competir, es necesario que en las pruebas de doma clásica o dressage los caballos tengan un mínimo de ocho años.

La importancia de la relación entre el jinete y el caballo

El piaffe es un movimiento que se lleva a cabo casi al trote sobre el terreno, mientras que el paso es un trote en suspensión en cámara lenta. Ambos pasos son de los más representativos de la doma clásica.

Por otra parte el full pass nos muestra a un caballo que se desplaza lateralmente durante una rutina, mientras que el half-pass necesita que el caballo se desplace hacia delante y hacia los lados al mismo tiempo.

La relación entre el caballo y el jinete es imprescindible para llevar a cabo la doma clásica de forma óptima. No solo es necesario ejecutar los ejercicios de manera correcta, también es necesario que la química entre el ser humano y el caballo sea excepcional porque entonces el caballo se sentirá cómodo y seguro y trabajará mucho mejor que si no existe esa conexión.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos