La hibernación en las mascotas

Publicado por Covadonga Carrasco, 15 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hibernación de mascotas

El frío se ha instalado ya y las mascotas al igual que nosotros lo sufren, cada especie a su manera. Muchas de ellas comienzan un proceso de hibernación que está bien que conozcas para que la convivencia con tu mascota sea de lo más agradable para ambos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Reptiles: son animales de sangre fría que hibernan para mantener su cuerpo caliente reduciendo al máximo su actividad.
  • Cautividad: los animales en cautividad hibernan de manera diferente a como lo hacen cuando están en libertad.
  • Temperatura: es importante colocar a los animales en los lugares más cálidos de la casa para que se encuentren confortables.

 

Entre las mascotas más comunes y que comienzan este proceso de hibernación encontramos a los reptiles o los hámsters.

El proceso de hibernación se lleva a cabo porque los animales con la llegada del frío necesitan mantener su temperatura corporal y no gastar demasiadas energías para no perder el calor.

 

Tortugas y roedores los animales que más hibernan

Probablemente el caso más destacado a la hora de hibernar es el de las tortugas, en las que el periodo varía si las tortugas están realizando una hibernación interior (de noviembre a febrero) o una hibernación exterior (de mediados de octubre hasta principios de abril). 

Hablamos de las tortugas porque es la mascota de sangre fría más común en las casas, sin embargo los reptiles en general también hibernan para mantener el calor de su cuerpo y no gastar energía extra. En cualquier caso, hay que ser conscientes de que no todas las tortugas ni reptiles hibernan, cuando viven dentro de casa acostumbrados a una temperatura más alta debido a nuestra calefacción muchos de ellos continuan su vida normal aunque es posible que se aprecie que están algo más aletargados y pasan más horas dormidos o parados. Es algo normal.

De la misma manera, los roedores también hibernan pero generalmente lo hacen cuando no están en cautividad, reduciendo su actividad al mínimo.

Es importante además que tengamos en cuenta las características propias de cada animal. Para poder sobrevivir a un invierno hibernando, nuestra mascota ha debido de estar bien alimentada en verano y debe estar fuerte y sana. Por ello, siempre que hablemos de un animal débil, que no come tanto como debería, que tenga algún problema de salud o que sea muy joven, no deberíamos dejarle hibernar. En caso de duda, es mejor consultar con un veterinario especialista en exóticos.

El calor corporal de las mascotas en invierno

Como decimos, la hibernación de los animales en cautividad no se realiza de la misma manera que la que se produce cuando los animales se encuentran en su hábitat natural.

Debemos tener cuidado porque podemos confundir el estado de hibernación de nuestros animales con alguna dolencia que pudieran estar sufriendo y que les pueda provocar esta falta de actividad.

Durante el invierno los animales necesitan más calor que durante el resto del año, así que no está de más que les coloquemos en un lugar de la casa más cálido que de costumbre o que incluso los cojamos en brazos y les acariciemos para aportarles una dosis extra de calor.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios