La alimentación de las tortugas terrestres

Publicado por Covadonga Carrasco, 24 Jul 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Alimentar a una tortuga terrestre

Las tortugas terrestres son otros de los animales que llegan cada vez a más casas para convertirse en mascotas. Pero estos seres necesitan de un cuidado especial en cuanto a su alimentación ya que hay que proveerles de una dieta sana, variada y equilibrada.

LO QUE DEBES SABER...
  • Dieta: variada en vegetales, hortalizas y frutas. Incluso hierbas silvestres. 
  • Omnívoras: si nuestra tortuga lo es, podremos completar su dieta con algunos insectos como lombrices.
  • Alimentos ricos en calcio: brócoli, espinacas, acelgas, etc. También podemos darle un suplemento de calcio disuelto en el agua.

 

Nuestra mascota debe contar con una dieta equilibrada y variada para poder desarrollarse con normalidad. En cualquier caso, es importante conocer exactamente la raza de nuestra tortuga y consultar a un especialista su alimentación, ya que según cada raza puede variar tu comida.

Las tortugas terrestres son mayoritariamente herbívoras y su alimentación por tanto es rica en hortalizas, frutas y verduras, obviando la carne, ya que les puede generar problemas de salud. 

 

Una alimentación rica en calcio

Esta clase de tortugas necesitan comer vegetales de manera que consigan las vitaminas y minerales necesarios para su buen desarrollo. Es especialmente necesario el calcio, para poder fortalecer sus huesos y caparazón. Por ello, su dieta debe contener alimentos ricos en calcio como el brócoli, las espinacas, las acelgas o el diente de león.

Una buena forma de que coman, especialmente cuando son animales jóvenes o están algo débiles, es crear un triturado de verduras y hortalizas: zanahoria, judías verde, calabaza, endivias, hojas de brócoli, etc.

La fruta también les encanta y aporta muchas vitaminas y minerales. Podemos añadir a su dieta manzanas, peras o cualquier otra fruta que se nos ocurra. En este caso, la variedad será también aquella que marque la propia temporada de frutas.

El tomate también puede ser un buen complemento para su dieta, pero tenemos que tener cuidado y no abusar de él, puesto que a algunas tortugas podrían producirles problemas estomacales pasajeros.

La lechuga también puede estar presente en su dieta, pero en ningún caso puede ser la base de la alimentación, un error común. De hecho, debemos procurar alternar la comida que le damos, y no darle siempre lo mismo, igual que hacemos nosotros al comer. Así, además, nos aseguraremos que recibe todo tipo de nutrientes.

Complementos para la dieta de las tortugas

Y es que las tortugas tienen un gusto exquisito a la hora de alimentarse, y saben muy bien lo que les gusta. Por ello debemos adaptarnos a sus necesidades y no ofrecerles algunos alimentos que podrían perjudicarles, como los guisantes, el queso o la carne, entre otros.

Además, especialmente si las tenemos en nuestro jardín, las hierbas silvestres y las flores son un bocado exquisito para esta mascota.

Es importante comprobar que todos los alimentos están bien lavados, libres de pesticidas y frescos.

Si se trata de una tortuga omnívora podemos añadir a esta dieta algunos insectos como las lombrices. 

El objetivo que perseguimos es que su alimentación sea lo más parecida posible a su hábitat natural. Y para cerciorarnos que lo conseguimos podemos recurrir a los complejos vitamínicos que encontramos en cualquier centro veterinario, especialmente el calcio, que como decimos es uno de los elementos más importantes que debe tener en su alimentación. Este puede dársele revuelto con los alimentos o disuelto en el agua. Esta última opción es la más indicada para las tortugas más reticentes, ya que no lo notará.

Agua fresca y limpia

La medida exacta de la cantidad de comida que le debemos proporcionar a nuestra mascota depende de la edad de la misma y su tamaño. Se aconseja no ofrecer más de lo estrictamente necesario, pero que siempre tenga cerca comida si lo necesita. 

Es imprescindible también que cuenten con un lugar bien acondicionado donde nunca falte el agua y que se adapte a su tamaño. Aunque parece una obviedad, las tortugas necesitan el agua tanto para bañarse como para poder hidratarse, pues suelen beber con frecuencia.

Atendiendo a estos consejos nuestra tortuga podrá sentirse como en casa y tener una vida cómoda y sin problemas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios