Relación entre niños y gatos

Publicado por Patricia Arroyo, 11 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Gatos y niños

Cuando los niños crecen cerca de un gato adquieren y desarrollan su sentido de la responsabilidad. Sin embargo, al ser demasiado entusiastas con sus mascotas podrían llegar a dañarse mutuamente.

LO QUE DEBES SABER...
  • Educar: los niños deben aprender a tocar y a tratar a su gato.
  • Cómo tocarle: acariciarle despacio y suave por la parte del lomo y la cabeza.
  • Juguetes: lo ideal es que los niños utilicen pelotas, linternas o muñecos atados a cuerdas para evitar posible arañazos.

Desde un principio, debemos evitar que el gato sienta celos del niño. Por ello, es importante que premiemos a los dos.  

 

El niño debe respetar al gato

Normalmente, a los gatos les gusta la presencia de niños porque se sienten mimados y son el centro de atención. Sin embargo, el problema comienza cuando estos gritan o empiezan a perseguirles. Esto puede generar en los gatos cierto miedo y nerviosismo. Ante esta situación, es aconsejable que les proporcionemos un refugio para que puedan dormir y comer tranquilamente, por ejemplo, debajo de una mesa o una zona reservada donde los niños no puedan acceder, al menos hasta que aprendan a no perseguirles.

Lo aconsejable es que estemos pendientes de las interacciones entre el gato y el niño, pues si este último todavía es un bebé, no sabrá cómo tratar al animal y podrían salir dañados los dos. Por ello, debemos esperar a que el niño crezca un poco más para enseñarle cómo tocarle despacio y con suavidad, pues al principio tenderá a acariciarlo con gran efusividad. Debemos recordar que, antes de que el niño acaricie al gato por primera vez, tendremos que notar si nuestro animal está tranquilo. Las mejores partes para tocar a un gato son la cabeza y el lomo. 

Además, no debemos permitir que los niños cojan en brazos al animal hasta que sean algo más mayores, pues no tienen la suficiente fuerza como para mantenerle. Además, tenemos que enseñar a los peques que los gatos necesitan estar tranquilos cuando comen y duermen.

 

Los juegos entre gatos y niños

Como hemos mencionado al principio, a los gatos les encanta estar rodeados de niños y a estos últimos disfrutar de sus compañeros de juegos. Sin embargo, debemos estar atentos y prevenir los arañazos del gato, pues, aunque sea jugando, podrá dañar al niño. Por ello, lo ideal es que utilicen ciertos juguetes como pelotas, muñecos atados a cuerdas o incluso linternas para que el animal persiga la luz. Más adelante, cuando el niño aprenda a acariciarle, dejaremos que también le cepille, algo que encantará a ambos.

También es muy importante cuidar la higiene. Así, cuando el niño termine de jugar o acariciar a su mascota es imprescindible que se lave bien las manos.

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de mascotas, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

sandrimartinez2 comento el 11/04/2014 a las 13:16

¡Qué interesante! Siempre había leído este tipo de artículos pero sobre perros, no sobre niños y gatos. Muy curioso.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos