Evita que tu gato sea agresivo

Publicado por Patricia Arroyo, 26 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Educar gato agresivo

En ocasiones, los animales tienen un instinto agresivo y eso se ve reflejado en su conducta. Por eso, os queremos informar sobre cómo se da la agresividad en los gatos y cómo podéis corregirla.

LO QUE DEBES SABER...
  • Causas: infecciones, problemas del sistema nervioso, dolores y factores genéticos.
  • Agresividad: se muestra contra animales de su misma especie, otros animales con los que conviva y contra las personas.
  • Tratamiento: la agresividad de un gato se puede corregir con paciencia y amabilidad.

El proceso de sociabilización de un gato es muy importante porque va a determinar su conducta futura. Este proceso tiene lugar entre las dos y ocho primeras semanas.

 

Causas de la agresividad

La agresividad puede ser causa de problemas del sistema nervioso, infecciones, dolores e incluso de factores genéticos. Si detectamos conductas agresivas en nuestro gato debemos examinarle física y neurológicamente.

Esta conducta puede venir por miedo, por querer marcar el territorio en un lugar de la casa o, simplemente, por ser acariciado por su dueño. El gato también puede utilizar este tipo de conductas para mostrar dominio sobre otro gato de diferente o igual especie. Notaremos que nuestro gato se pone agresivo cuando mueva sus orejas hacia atrás, abra mucho los ojos y gruña.

La conducta agresiva puede empezar a observarse desde el proceso de sociabilización en sus primeras semanas. Durante ese periodo el gato establece una relación con su madre, hermanos y con otros animales que conviven también en el hogar. En ese tiempo observaremos si presenta una buena conducta con ellos o no.

 

Cómo evitar la agresividad en los gatos

El gato puede mostrarse agresivo con los animales de su misma especie, con otros animales de la casa y con las propias personas. A la hora de educar a nuestro gato tenemos que tener paciencia y, sobre todo, saber compensar a nuestra mascota cuando tenga una buena conducta. Podemos premiar al minino en forma de comida o simplemente con una caricia como signo de aprobación. Hay que evitar la agresividad buscando su fuente en objetos, personas y situaciones.

La clave para educar y corregir la conducta de un gato es ser constante, no transmitir inquietud violenta y ser amable con el animal. Es importante hablarle y mantener siempre un tono de voz tranquilo.



Comentarios (1)

charliesbin89 comento el 26/12/2013 a las 16:36

Tuve un gato bastante agresivo y es verdad que con cariño se fue calmando poco a poco

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos