La toxoplasmosis en gatos

Publicado por Covadonga Carrasco, 09 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mitos sobre la toxoplasmosis en gatos

La toxoplasmosis es una de las enfermedades más comunes en los gatos. En realidad se trata de una infección que transmite un parásito que se conoce como toxoplasma gondii. Conozcamos un poco más sobre ella.

LO QUE DEBES SABER...
  • Transmisión: a diferencia de lo que se puede pensar, la toxoplasmosis es rara vez transmitida por gatos domésticos.
  • Parásito: se trata de una infección que porta el gato mediante un parásito.
  • Infección: al ser una infección asintomática la mayoría de la población la ha sufrido sin saberlo.

 

Los gatos son una de las principales fuentes de contagio de esta enfermedad en los humanos, aunque no siempre son los responsables de que podamos ser infectados, también es posible a través de transfusiones de sangre, trasplantes de órganos, al comer carne cruda o poco hecha, etc.

 

¿Peligro en mujeres embarazadas?

Una de las principales preocupaciones en el caso de que una mujer embarazada adquiera la enfermedad es que puede transmitírsela al bebé. Por eso, es habitual que a las mujeres en estado se les pregunte si tienen gatos en casa. Pero a diferencia de lo que pudiéramos pensar, el gato no es el principal transmisor, comer alimentos como el jamón serrano o no lavar bien las verduras antes de consumirlas también puede transmitirnos este parásito.

El problema de la toxoplasmosis en las mujeres embarazadas es que estas pueden trasmitírsela al bebé en un alto grado que podría llegar a provocar un aborto y la muerte del feto, o en el caso de que el embarazo se lleve a término la enfermedad podría derivar en problemas en el bebé como hidrocefalia, retraso mental, etc.

Dificultad para ser contagiados por los gatos

La mayoría de la población ha padecido toxoplasmosis, sin embargo, también en la mayoría de los casos esta infección resulta asintomática y casi inapreciable, aunque puede tener síntomas muy leves como la fiebre o el dolor de cabeza que pueden confundirse con una gripe.

Los gatos suelen contagiarse si comen carne cruda o si cazan algún animal, algo que en los gatos domésticos que viven en pisos no suele producirse.

Si el animal hubiera sido infectado el peligro de contagio para los humanos se encuentra en las heces del felino que deben pasar al menos 24 horas expuestas para convertirse en un foco de infección, lo que hace bastante complicado que esta enfermedad sea transmitida al ser humano. En cualquier caso, debemos tomar todas las precauciones que sean posibles.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos