Van turco, el gato al que le gusta el agua

Publicado por Covadonga Carrasco, 15 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Gato van turco

Es de sobra conocida la animadversión que los gatos le tienen al agua. Sin embargo, el van turco es de los pocos felinos que, por el contrario, disfruta dándose baños. Conozcámosle un poco más.

LO QUE DEBES SABER...
  • Salud: tiene problemas congénitos de sordera.
  • Pelaje: es largo y sedoso y necesita ser cepillado de forma habitual.
  • Carácter: es cariñoso e inquieto y se lleva bien con niños y otros animales domésticos.

 

A pesar de ser una de las razas más antiguas, es probablemente una de las menos conocidas. Tiene su origen en Turquía, muy cerca del lago Van, de ahí su gusto por el agua, ya que, para poder comer, necesitaban cazar peces en los ríos cercanos.

 

Gato amante del agua 

A pesar de ser un gato tremendamente temperamental, es una raza a la que le encanta jugar, siendo además muy curiosos e inquietos. Es un gato cariñoso que se lleva perfectamente con los niños y con otros animales.

Se adaptan muy fácilmente a cualquier ambiente, pero si vivimos cerca de algún río o lago no será difícil verlos chapotear y meter las patitas intentando cazar algún pez.

En cuanto a su tamaño, son gatos medianos pero de aspecto robusto y musculoso. La forma de su cabeza es triangular, con ojos grandes y ovalados que suelen ser de color ámbar o azul.

Un gato blanco con manchas marrones

Su pelaje es semilargo y suave; no en vano, se les considera una variante de los gatos de angora. Además, el pelaje es impermeable, más corto en verano y de mayor espesor durante el invierno.

Son de color blanco, con manchas en el cuerpo hasta la cola y en la parte superior de la cabeza.

En cuanto a sus cuidados, hay que prestar una especial atención a su pelaje. Si bien es cierto que tiene la ventaja de que no se le hacen nudos en el pelo por ser impermeable, debemos cepillarlo de manera frecuente para mantenerlo brillante.

El van turco tiene un problema de salud habitual que es el de la sordera, un problema hereditario muy común en las razas blancas. Al tener un pelaje tan largo, también es común que se le formen bolas de pelo en el estómago, por lo que debe ser tratado con aceite de parafina. Eso sí, debemos consultar primero con el veterinario.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos