La ceguera en gatos

Publicado por Cristina Yáñez, 26 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Consejos si tenemos un gato ciego

Una de las enfermedades que más afectan a los gatos de avanzada edad es la ceguera, y en muchos casos no nos damos cuenta de que el animal la padece hasta que el veterinario se la diagnostica, debido a la gran inteligencia y uso de los otros sentidos que hacen los felinos. Por ello, vamos a contaros los síntomas y causas más comunes que provocan esta enfermedad.

LO QUE DEBES SABER...
  • Causas: desde la vejez hasta enfermedades como la diabetes o pequeñas inflamaciones en los ojos que no cogemos a tiempo.
  • Síntomas: si observamos comportamientos extraños como que el animal choca con las paredes o pierde el interés por ciertas actividades debemos llevarlo al veterinario, pues son síntomas de ceguera.
  • Cuidados: debemos mantener sus cosas en el mismo sitio y tener ordenada la casa para evitar que el animal se sienta confuso.

 

Si nuestro gato se queda ciego, necesitará de nuestra ayuda para poder llevar una vida casi igual a la que ha llevado hasta el momento. 


Causas de la ceguera 

La mayoría de los casos en que los gatos se quedan ciegos es debido a la vejez, ya que con el paso del tiempo van sufriendo presión en los ojos, que si no es atajada a tiempo desemboca en la pérdida total de la visión. También es muy frecuente que ocurra debido a otras causas como pueden ser la diabetes o las enfermedades infecciosas, así como diferentes inflamaciones del ojo o tumores.

Se puede dar el caso de que el animal primero pierda la visión de un ojo y no presente síntoma alguno de ceguera, ya que se vale perfectamente del otro ojo. Hay que estar atentos si nuestro gato es sordo, puesto que es probable que vaya perdiendo otros sentidos y el siguiente sea el de la vista. 

Ayudar al gato 

Para comprobar si el gato ha perdido la vista, podemos atender a diferentes signos que muestran la evidencia de que se ha quedado ciego, como por ejemplo que choque o tropiece con el mobiliario de casa, pierda el equilibrio, le notemos como si estuviera confundido o directamente sus ojos presenten un aspecto extraño y poco habitual.

Una vez que nos hemos cerciorado de que nuestro gato es ciego, hay que hacerle la vida un poco más fácil en el hogar con pequeños detalles, como puede ser el avisarle suavemente con la voz de que vamos a acariciarlo antes de hacerlo para no asustarle, colocar seguros y barreras en sitios peligrosos, no moverle su caja de arena o su comedero, puesto que él ya conoce la ubicación exacta, e intentar no ponerle obstáculos en su camino teniendo la casa ordenada en todo momento.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos