Interpretar los maullidos del gato

Publicado por Covadonga Carrasco, 13 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Entender los maullidos del gato

A diferencia de lo que sucede con los perros, el lenguaje de los gatos resulta más complicado de interpretar. Por eso, si queremos tener una comunicación mucho más clara con nuestra mascota, debemos aprender a interpretar sus maullidos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Intensidad: la intensidad de los maullidos de nuestro gato determinará muy claramente cuál es la intencionalidad de su mensaje.
  • Lenguaje corporal: si a los maullidos unimos los movimientos que hace el gato, sabremos con mayor certeza qué es lo que quiere o lo que le sucede.
  • Maullidos: existen más de 60 tipos de maullidos con significados concretos, solo hay que saber qué significan.

 

Según algunos estudios realizados desde hace años, los gatos son capaces de emitir más de 60 maullidos diferentes, cada uno de ellos con un significado concreto. Esto, unido al lenguaje corporal, consigue que el gato se comunique tanto con otros animales como con sus dueños. Vamos a dar algunas pistas sobre los maullidos de nuestros gatos para comenzar a descifrar los mensajes que ocultan.

 

Saludos, llamadas de atención o enfados

Por norma general, cuando el maullido resulta muy fuerte el mensaje está dirigido a otros gatos o hacia cualquier otro animal. En el caso de que sea más suave, estaremos hablando de un maullido destinado a nosotros o a cualquier amigo o visitante humano que esté en casa.

Si los maullidos se realizan de forma suave y son cortos, es probable que lo que esté haciendo el gato sea realizar alguna petición, como comida, que abramos alguna puerta o ventana, etc.

Si son simplemente maullidos suaves y el gato no realiza ninguna actividad más o el maullido no tiene ninguna otra intensidad, lo que estará haciendo es saludar.

Una buena forma de saber si están con el celo

Si los maullidos son prolongados y entrecortados, esto nos anunciará que el gato se encuentra en época de celo.

Cuando los maullidos dejan de serlo, para convertirse en bufidos, el animal nos estará avisando de que hay algo que no le ha sentado bien, que está molesto, asustado o en posición de defensa.

Los gatos son tremendamente expresivos y, aunque tienen la mala fama de no ser animales cariñosos sino muy independientes, solo necesitamos conocer un poco más a fondo cómo se comportan para saber qué es lo que necesitan, cómo se sienten y qué pretenden con sus maullidos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos