Burmilla, un gato perfecto para un apartamento

Publicado por Cristina Yáñez, 08 Mar 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Raza de gato burmilla

Para todos aquellos que estén pensando en compartir su vida con la de un lindo minino, hoy os presentamos una especie de gato que es muy adecuada para un apartamento, el burmilla.

LO QUE DEBES SABER...
  • Mezcla: entre burmés y persa chinchilla.
  • Cara: tiene una marca en forma de “M” muy característica.
  • Carácter: cariñoso y juguetón, perfecto como compañero de juegos de los niños.

 

El burmilla es una raza procedente del Reino Unido que es una mezcla de burmés y de persa chinchilla.

 

Características del burmilla

Físicamente, el gato burmilla es un gato musculoso y con unas patas fuertes, siendo las de atrás ligeramente más largas que las de delante. Tiene una cara ancha que termina en unas orejas un poco inclinadas. Los ojos de este felino son de un verde intenso, normalmente rodeados o enmarcados en negro.

En la cara también se puede observar una marca con forma de “M”, probablemente una de las características que le hace más especial.

En cuanto al pelaje, este gato se caracteriza por tener un pelo corto, brillante y de color plateado, aunque en ocasiones puede ser blanco. Hay zonas de su cuerpo como la cara, la espalda, el vientre y la cola que suelen ser más oscuras que el resto del pelaje del cuerpo.

Su peso ronda entre los 3 y los 7,5 kilogramos y su esperanza de vida oscila entre los 9 y los 16 años.

Cuidados y carácter del burmilla

Es un gato que no requiere de muchos cuidados. Bastará con cepillarle de vez en cuando y ofrecerle una dieta rica en proteínas.

Es muy cariñoso y afable y apenas da problemas en un apartamento. Es muy juguetón, por lo que se convierte en el compañero perfecto para nuestros hijos pequeños. Eso sí, habrá que estar muy pendiente de él pues es un gato muy curioso y suele investigar a fondo el ambiente que le rodea, pudiendo llegar a perderse si se encuentra al aire libre.

También suele ser muy persuasivo cuando necesita algo. Llamará nuestra atención con maullidos incesantes hasta que le hagamos el caso que cree que merece.

Por último, destacar que necesita un rascador para sus uñas. Todos los gatos se rascan sus uñas de manera habitual porque forma parte del cuidado de su cuerpo, pero en este caso el gato va un paso más allá, ya que necesitará un rascador o un trozo de alfombra específico para sus uñas.  



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos