Cepillado dental de gatos

Publicado por Covadonga Carrasco, 30 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cepillar dientes del gato

Cepillarle los dientes a cualquier animal no es precisamente una tarea fácil. Lo primero que necesitaremos es un poco de paciencia y sobre todo tiempo para llevar a cabo el proceso de manera correcta. Darle sensación de tranquilidad nos servirá para que se acostumbre al cepillado y la tarea no sea especialmente terrible.

LO QUE DEBES SABER...
  • Pastas especiales: las hay con sabor a pescado o pollo para que el gato no las rechace.
  • Paciencia: es básica ya que tardaremos varios días o incluso semanas en cepillarle los dientes de forma completa.
  • Cepillos y fundas: además de las gasas, los cepillos y fundas serán los elementos necesarios para hacer la limpieza dental a tu gato.

 

La mejor manera de acostumbrar a los gatos a este tipo de higiene es hacerlo desde que son pequeñitos, cuando ya tienen entre 3 y 4 semanas. Aunque se puede hacer después cuando el gato es adulto, el proceso resultará mucho más complicado.

 

Ganarnos su confianza

Una cosa muy importante que hay que tener en cuenta es que los productos de higiene dental de los humanos resultan tóxicos para los gatos, así que habrá que comprar productos específicos. Lo mejor es consultar con el veterinario.

La forma de conseguirlo es acostumbrar al animal sentándolo sobre ti e ir masajeándolo para abrir poco a poco su boca y masajear también alrededor de ella. Cuando consigamos que el gato esté relajado, mientras lo acariciamos con una mano usaremos el dedo índice de la mano contraria para ir masajeándole las encías por fuera. Esto lo tendremos que repetir durante varios días para ganarnos la confianza del minino.

Si el gato se pone nervioso e intenta dar un salto y salir corriendo es mejor que lo dejemos y volvamos a intentarlo el próximo día para que el animal no tenga la idea de que ese momento es algo negativo. Si forzamos al animal lo único que conseguiremos es que nos arañe o nos muerda y se acabe enfadando de verdad.

Pastas de dientes con sabor a pescado

Para cepillarle los dientes la mejor manera es hacer primero un lado y luego otro y no intentar cubrir toda la boca del animal a la vez. Si durante la limpieza observamos que hay algún absceso o alguna parte inflamada lo mejor será parar y acudir al veterinario para ver qué es lo que sucede.

Si vemos que el gato está tranquilo y no intenta mordernos colocaremos una gasa en el dedo índice y seguimos masajeando las encías y a continuación los dientes.

Cuando se haya acostumbrado a la gasa podremos comenzar a utilizar el cepillo de dientes, siempre de la misma manera en la que usamos la gasa.

En las tiendas de animales podemos encontrar además una especie de fundas que se colocan en el dedo, que hacen la misma función que la gasa y el cepillo de dientes pero que a lo mejor le genera menor sensación de malestar al animal.

Cuando el gato acepte todo esto será el momento de usar la pasta de dientes, dejar que la huela e incluso que la lama un poco. Se trata de quitarle el miedo o la sensación desagradable que pudiera tener. Existen varias pastas de dientes en el mercado, algunas con sabor a pescado y pollo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos