¿Debería tener mi gato un microchip?

Publicado por Covadonga Carrasco, 27 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Microchip en gatos

Nadie se plantea no colocarle un microchip a un perro, sin embargo, son muchos los dueños de gatos que tienen sin identificar a su mascota, al pensar que por el hecho de que no salga a la calle a pasear no lo necesita. Hoy queremos que sepas por qué es necesario que tu gato también lleve microchip.

LO QUE DEBES SABER...
  • Indoloro: la implantación del microchip es indolora y no resultará molesta para el gato.
  • Responsabilidad: no es solo una medida de seguridad para el animal, sino una forma de responsabilizar a sus dueños.
  • Veterinario: se implanta de forma simple y en pocos minutos en el veterinario.

 

Hasta hace poco el microchip era solo obligatorio para los perros, sin embargo, son varias las comunidades autónomas que han modificado la legislación y ya obligan también a los gatos a llevar este dispositivo.

 

El DNI de nuestro gato

El microchip no molesta en absoluto al animal. Su pequeño tamaño y que se coloque bajo la piel no interfiere en la vida normal del gato, ni le causa incomodidad alguna.

Este dispositivo lleva un número único que identifica al animal de manera exclusiva, lo que permite que se le pueda reconocer en el caso de que nuestro gato se pierda o nos lo roben.

Pero además es una manera de que los animales no sean usados como juguetes, ya que al estar registrados a nuestro nombre, esto servirá para ejercer una propiedad responsable de las mascotas, llevar un estricto control sanitario y evitar así epidemias entre los animales.

Indoloro y sin efectos secundarios para el animal

El microchip se implanta siempre en el veterinario. Es un proceso sencillo que dura pocos minutos y que, como decíamos antes, no resulta doloroso o incómodo para el animal.

El gato solo sentirá un pequeño pinchazo en la parte izquierda del cuello donde será insertado y que además, gracias a un sistema antimigración, no se moverá de su sitio.

Lo ideal es que se implante el microchip en la primera visita que hagamos al veterinario cuando adquiramos a nuestro nuevo miembro de la familia.

Es una buena forma para tener la tranquilidad de que nuestro gato estará perfectamente identificado y que nunca tendremos ningún problema con él, ya que tendrá todos sus papeles en regla.

En el caso de cambiar de dueño, será necesario dar los datos de la nueva persona al veterinario para que cambien la información del microchip.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos