Cuidados de los gatos egipcios

Publicado por Covadonga Carrasco, 13 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Gatos sin pelo

Los gatos egipcios son una especie muy curiosa que, aunque en nuestro país aún no es muy común, su presencia va creciendo progresivamente en los hogares. Antes de traer a casa un gato egipcio como mascota, es importante que conozcamos cuáles son sus cuidados básicos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Sol: evitar demasiada exposición que podría provocarles quemaduras en la piel.
  • Higiene: hay que bañarlos 2 o 3 veces por semana con un champú especial para eliminar la grasa de la piel.
  • No son hipoalergénicos: las escamas de su piel y su saliva pueden provocar reacciones alérgicas en los humanos, como cualquier otro gato.

 

Estos gatos necesitan unos cuidados especiales. Tremendamente bellos para muchos y una raza que se mira con extrañeza para otros, su falta de cabello no quiere decir que no necesiten ser acicalados, más bien al revés.

 

Los gatos egipcios no son hipoalergénicos

Requieren baños más frecuentes que los gatos normales, ya que la grasa se queda sobre la piel y no es absorbida por el pelo. Presentan además cierta sudoración, por lo que los baños con un champú especial que os recomendará el veterinario serán aproximadamente entre 2 y 3 veces por semana.

Otro detalle a tener en cuenta para preservar la perfecta salud de nuestro gato egipcio, es evitar que estén mucho tiempo expuestos al sol, ya que al no tener pelo podría provocarles quemaduras de gran importancia.

Uno de los grandes mitos sobre este tipo de gatos es que no provocan alergia, sin embargo no es cierto, ya que desprenden escamas de la piel, además de la saliva, que también pueden provocar reacciones alérgicas.

A la hora de acomodarlo en un rincón de la casa, su camita o su mantita debe ser confortable y blanda, ya que al no contar con pelo puede ser más propenso a hacerse arañazos o heridas.

Sensibles a los cambios bruscos de temperatura

Estos gatos son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, tanto al calor como al frío e incluso a la humedad.

En cuanto a la alimentación, los gatos egipcios son de buen comer, por eso es necesario que el pienso sea de buena calidad para que no coja sobrepeso.

Su dieta ha de ser además rica en calorías y proteínas para mantener su temperatura corporal y siempre cuidando mucho las marcas que se le ofrecen, ya que un pienso barato saldrá caro a la larga, pues puede provocar grandes trastornos en el animal y por tanto visitas de urgencia al veterinario.

Las orejas de los gatos egipcios también han de ser vigiladas de manera constante, ya que generan gran cantidad de cerumen. El veterinario os orientará sobre el producto que debéis usar para evitarlo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos