Cómo cuidar a un gato recién nacido

Publicado por Covadonga Carrasco, 21 Ago 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidados gatitos

Los cachorros de cualquier raza resultan adorables, provocan ternura y ganas de protegerlos constantemente. Por eso hoy queremos que sepas cuál es la manera para hacerlo bien y que puedas cuidar a un gato recién nacido como se merece.

LO QUE DEBES SABER...
  • Alimentación: las primeras semanas deben tomar leche cada dos horas.
  • Calor: colocar una bolsa de agua caliente bajo su mantita, ya que de cachorros no pueden retener el calor corporal. Evitar corrientes de aire.
  • Veterinario: acudir nada más nacer los gatitos y comprobar su estado de salud. Sobre todo si no van a estar cerca de su madre.

 

El nacimiento de las crías de cualquier especie nos lleva a plantearnos mil dudas sobre sus cuidados. Los observamos y vigilamos constantemente con miedo a que les pueda suceder algo. Y es que su aspecto frágil hace que estemos pendientes de ellos prácticamente las 24 horas del día.

En el fondo, los animales aunque necesitan de cuidados son mucho más fuertes e independientes que los bebés humanos, y además crecen y “espabilan” mucho antes.

Pero vamos a darte las claves del cuidado de un gato recién nacido para que no le falte de nada.

 

Un lugar caliente y lejos de las corrientes de aire

Si el cachorrito no va a estar cerca de la madre y no va a ser criado por ella desde el inicio de su nacimiento, lo primero que habrá que hacer es buscarle un sitio adecuado para que descanse todo lo que pueda. El lugar perfecto ha de estar cerrado, lejos de las corrientes de aire y donde pueda estar calentito.

Para que no eche en falta el calor de su madre, lo ideal es colocar una bolsa de agua caliente bajo la mantita que le hayamos preparado ya que además, debido a su escasa grasa subcutánea durante las primeras semanas, no tienen la capacidad suficiente para retener el calor corporal.

Otro detalle importante es el de la alimentación. Los gatitos deben tomar leche cada dos horas aproximadamente, al menos durante las primeras semanas, cuando aún son incapaces de abrir los ojos. La leche más adecuada será la que os recomiende el veterinario al que habrá que acudir nada más nacer los gatitos para que pueda orientaros sobre los cuidados y sobre todo para que compruebe que están en perfecto estado de salud.

Sigue los horarios de comidas

Cuando los gatitos sean un poco más mayores las comidas podrán espaciarse a una toma cada tres horas.

No podemos tardar más de cuatro horas en darles de comer ya que tendrán muchísima hambre (es probable que hagan ruidos, que no llegan a ser maullidos, protestando porque tienen hambre) y esto podría perjudicar a su crecimiento y a su proceso digestivo.

Además, como hemos dicho antes, los gatitos no retienen el calor corporal y si tardan mucho en comer pueden quedarse fríos y enfermar.

Es importante que controles sobre todo las horas de comida, así cuando sea mayor también estará acostumbrado a un horario.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos