Paso a paso para elegir puertas para perros

Publicado por canalHOGAR, 29 Abr 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

perro en la puerta

Entre los cambios que necesita una casa que tiene como nuevo habitante un perro o un gato, está la puerta para perros. No todas las mascotas la precisan, pero si la necesitas, debes saber elegirla e instalarla.

Las puertas para perros instaladas en la de acceso general a la vivienda son la forma más práctica de facilitar que tu mascota, especialmente los perros y los gatos, disfrute de libertad, pudiendo entrar y salir de la vivienda a su antojo. Si ya te pusiste manos a la obra para crear un arenero discreto para tu gato, quizás sea hora de ir un paso más allá. Por supuesto, antes de modificar tu puerta o la fachada de tu hogar para incorporar una entrada propia e independiente para tu mascota asegúrate de que será un elemento práctico y seguro en tu caso.

1.- No todos los perros – ni los gatos- precisan de puerta propia

La edad, la raza, los gustos y las características concretas de tu perro te ayudarán a decidir si una puerta es una buena idea y una inversión rentable para vuestro caso. Puedes consultar con tu veterinario el tema y además, lo mejor es no precipitarse y crear la puerta, cuando veas que el perro te la demanda. 

2.- No todas las casas pueden tener puertas para mascotas

Solo las casas independientes y con terreno propio alrededor pueden disfrutar de una puerta para mascotas, sin poner en peligro tanto la seguridad del animal como la integridad de la propia casa. La puerta para mascotas debe permitir la entrada y la salida del perro a una zona de jardín, patio o terraza privada que forme parte de la vivienda y que sea segura para el perro.

3.- No cualquier puerta es válida para cualquier perro

La fuerza, el peso, el tamaño y la pericia de tu mascota van a determinar el tipo de puerta que puedes construirle, para que sea práctica y útil es indispensable que se adapte a sus características y necesidades. Como mínimo: tiene que caber por ella en cuanto a dimensiones y tiene que poder abrirla para poder hacer uso de ella. Explora el mercado y las modalidades posibles.

Si ya estás seguro de que necesitas crear una puerta para tu mascota, que será segura y beneficiosa para ambos, lo primero es decidir qué tipo de puerta necesitas o mejor, valorar con las características de tu perro y de tu casa qué puerta puedes instalar.

  • Primer paso: determina la ubicación

Las puertas pueden empotrarse en el muro de la fachada principal de tu casa, instalarse en la parte de debajo de la propia puerta de la vivienda o en cualquier otra puerta de acceso. Si se trata de facilitar al perro la salida al patio o al jardín y este está por detrás de la casa, por ejemplo, lo más sencillo es que crees la puerta en esa zona de la vivienda. Hay puertas que no precisan un grosor determinado en la superficie en la que vayan a ponerse e incluso, pueden colocarse en puertas de cristal con gran facilidad y sin casi hacer obra.

Lo primero que tienes que hacer es escoger el lugar donde vas a abrir la puerta para mascotas, ten en cuenta que es necesario hacer un agujero en el sitio preciso y necesitas contar con las herramientas necesarias según sea el material en el que tienes que abrir el hueco: cristal, ladrillo o yeso laminado.

  • Segundo paso: toma medidas

Lo más importante es que la puerta tenga el tamaño exacto para que tu mascota pueda usarla, pero a la vez para que sea segura y no suponga un punto de vulnerabilidad en tu casa; por otra parte, es importante que la puerta quede instalada a la altura precisa y con total seguridad en cuanto a fijación en el lugar previsto.

Consulta en las tiendas de mascotas cuál es el tamaño y el tipo de puerta más adecuada para tu perro, también el veterinario puede ayudarte en esta decisión, ten en cuenta tanto el tamaño actual de tu mascota como el futuro, de acuerdo con su raza y su evolución podrás calcular que puerta necesitará dentro de unos años.  Tu perro puede crecer y la puerta que instales hoy también tienen que servirle mañana.

  • Tercer paso: elige el modelo

Hay puertas cuadradas, redondas, abatibles, magnéticas, con chip y de diferentes materiales; la oferta es inmensa para dar respuesta a todas las necesidades y los precios también son muy variados, pueden ir desde los 15 euros hasta más de 80.

Para elegir la puerta perfecta para vosotros –tu perro, tu casa y tú-  es importante no dejar ningún detalle sin valorar, el tipo de cierre y apertura es crucial para que pueda usarla tu mascota y para que además, no suponga un problema de seguridad para tu vivienda. Lo más común es que este tipo de puertas se cierren al paso de tu mascota con un sistema imantado, pero hay otras opciones y es muy importante que la puerta incluya un bloqueo manual y fijo para cuando no estés en casa ni tu ni tu mascota o te vayas, por ejemplo, de vacaciones. 

  • Cuarto paso: instalación

La forma de instalación que requiera la puerta elegida es importante para saber si podrás hacerlo tú mismo o necesitarás de un profesional específico, en la mayoría de los casos no es muy complicado, pero si no tienes mucho tiempo ni las herramientas precisas, puede que lo más recomendable sea encargarle el trabajo a un especialista. 

La instalación puede hacerse en el muro de la casa o en alguna de sus puertas. Si necesitas acoplar la puerta a una pared, tendrás que hacer trabajo de albañilería; picando el hueco necesario, instalando la puerta, fijando y volviendo a asegurar la pared. En el caso de colocarla en una puerta de madera, los trabajos de carpintería serán los fundamentales, mientras que si vas a poner la puerta en una hoja de cristal es esencial contar con la herramienta precisa para poder cortar el vidrio con seguridad y precisión.

Poner en tu casa una puerta para tu mascota evitará que tengas que tener la puerta de casa abierta siempre y que debas preocuparte de abrir y cerrar cada vez que tu perro quiere salir. Eligiendo la puerta adecuada y adaptada a vuestras necesidades no tendrás ningún problema, la rentabilidad de la inversión está asegurada en comodidad, libertad y ahorro de tiempo. 

Nunca tu casa estará al 100 por 100 a salvo de intromisiones de intrusos y robos, aunque pongas un acceso para tu perro seguro, la única protección eficiente para una vivienda es la cobertura del riesgo de robo incluida en la póliza del Seguro de Hogar MAPFRE que cuando  la peor de las situaciones se dé y sufras un robo o hurto en tu vivienda, se encarga de poner a tu servicio todo lo necesario para minimizar las molestias y las pérdidas, de acuerdo con los servicios, asistencias y coberturas contratadas. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios