DIY, crea tu propio cuadro

Publicado por canalHOGAR, 09 Ene 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Una silla Diamond un marco de madera rústica y una lámpara de estilo industrial

¿No encuentras el cuadro perfecto para llenar esa pared vacía? Pues hazlo tú siguiendo tus gustos y preferencias y acertarás. Te contamos cómo hacer un cuadro DIY en poco tiempo y con resultados espectaculares.

Si no se te da bien la pintura al óleo, el dibujo al carboncillo, y las temperas se te resisten, no pasa nada, porque con las ideas que te proponemos puedes hacer una obra de arte muy personal para decorar las paredes de tu casa. Además, con estos cuadros DIY contribuirás a respetar el medio ambiente, ya que muchos de ellos están hechos a partir de materiales reciclados.

 

Cómo hacer un cuadro DIY

 

  • Palé con marcos de fotos

Necesitas un palé cerrado (con las lamas juntas). Lija la superficie para quitar la suciedad y las asperezas y limpia los restos de polvo con un trapo seco.

Aplica una mano de pintura chalk de un tono oscuro. Cuando se haya secado, frota las esquinas y las partes que quieras destacar con una vela de parafina, y pinta de nuevo todo el palé con chalk paint de color blanco o un neutro claro. Cuando esté completamente seca, lija suavemente las esquinas y aquellas zonas en las que aplicaste la parafina. De esta manera, conseguirás sacar a relucir la pintura oscura dándole un aspecto muy vintage.

Elige varios marcos de fotos y pégalos en la superficie del palé haciendo una composición.

  • Hilorama de cactus

Pinta una tabla de madera de color negro con acabado mate. Recorta la silueta de un cactus y fíjala en la tabla (ya seca) con ayuda de un poco de celo o cinta de pintor. Marca todo el contorno con varios clavos sin introducirlos del todo (deben sobresalir un poco) y dejando entre uno y otro una separación de un centímetro aproximadamente. Retira el patrón y rellena el cuerpo del cactus con más clavos siguiendo las mismas indicaciones anteriores. Después, ve recorriendo cada clavo con un hilo blanco.

hilorama de cactus con hilos rojos y amarillos con clavos

Esta técnica de tensar hilos, también llamada hilorama o string art, te permitirá hacer composiciones muy interesantes. A medida que vayas perfeccionando tu destreza, podrás hacer diseños más complejos o introducir varios colores.

  • Cuadro geométrico

Tan fácil como resultón. Necesitas una tabla de madera o, si quieres un acabado más ligero, un lienzo en blanco. Pinta toda la superficie con un color suave y déjalo secar. Después, pon cinta de pintor de forma arbitraria, para crear líneas y formas geométricas libres, y pinta la zona que haya quedado sin tapar con pintura más oscura.

Una vez seco, retira la cinta de pintor con cuidado de no llevarte la primera pintura con ella, y cuélgalo de la pared.

  • Transfer

Elige en Internet una imagen, letra o dibujo que te guste e imprímelos en efecto espejo. También puedes buscar directamente “imágenes para transferencias” y seleccionar la que te llame más la atención.

Después, haz fotocopias en una tienda que disponga de máquina de láser, ya que ese tipo de tinta es la única válida para hacer transferencias.

 

Una vez seleccionado el diseño, necesitamos una tabla de madera (del mismo tamaño de la imagen), un pincel fino, líquido o cola para transferencias, y una esponja.

Reparte el líquido por la cara entintada del dibujo y acto seguido, confróntala con la tabla de madera, evitando que aparezcan burbujas. Aprisiona sin frotar y deja que se seque completamente. Después, frota la superficie con una esponja ligeramente mojada en agua para humedecer toda la zona, y retira el papel realizando movimientos circulares con los dedos. A medida que se quite el papel irá apareciendo la imagen.

Una vez retirada toda la celulosa, puedes barnizar el resultado para protegerlo del paso del tiempo.

  • Pintura abstracta

Necesitas un lienzo, tubos de óleo, un peine y una espátula. Tan sencillo como echar goterones de pintura sobre el lienzo y usar el peine o la espátula a modo de pincel. Se trata de hacer un cuadro abstracto, por lo que la libertad es máxima. No te preocupes si la pintura no queda uniformemente repartida, ya que los pegotes darán relieve a tu obra y la harán parecer más interesante.

  • Malla de gallinero

Haz un marco con cuatro listones de madera. Para ello, córtalos en inglete y únelos con grapas. Después, con unos alicates recorta un trozo de malla de gallinero del mismo tamaño del marco que acabas de hacer, y grápala por la parte trasera. Ya lo tienes. Solo falta elegir las fotos que colgarás de tu cuadro y engancharlas a la malla metálica con pinzas pequeñas.

Otra variedad es poner un cordel rústico tensado de lado a lado, y colgar de ahí las fotos.

  • Oso

Con ayuda de un pincel grueso, embadurna de pintura marrón todo el frontal de un oso de peluche (quedará mejor si tiene el pelo largo). Acto seguido estámpalo contra un lienzo, como su fuera un tampón. Aprieta firmemente, y retira sin arrastrarlo. Ahora, añade con un pincel fino los pequeños detalles: los ojos, el hocico y un lazo en el cuello.

 

Elige un marco

 

Una vez hecha tu obra de arte, puedes elegir si la enmarcas o no. La ausencia de este puede darle un aire moderno y casual, además de resaltar más su contenido, pero en otras ocasiones el marco ayudará a reforzar y enfatizar el interior. 

Por último, si necesitas ayuda para colgar tus cuadros, el servicio de bricolaje del Seguro de Hogar MAPFRE pone a tu disposición los mejores profesionales para que te asistan en este tipo de tareas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios