Etiquetas, pegatinas y otras formas de marcar ropa y accesorios

Publicado por canalHOGAR, 06 Sep 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Niña sonríe apoyada sobre unos libros

Marcar y decorar la ropa y accesorios que el niño usará en la vuelta al cole es un gesto indispensable si queremos que acabe el curso con las mismas prendas o materiales con los que empezó. 

Hasta el niño más responsable y ordenado puede bajar la guardia en algún momento y perder un jersey, un cuaderno, o un libro. En ese momento, pasará a engrosar las arcas de los objetos perdidos, que es como un baúl sin fondo donde todo entra, pero nada sale. Y, como si de una indigestión se tratase, al final del curso, preferiblemente el último día, lo escupirá de sus fauces y volverá a su justo dueño.

Pero para que eso no te pase, cuentas con una opción tan sencilla como marcar la ropa y todo el material. Y cuando decimos todo es todo, hasta los lápices. Es ciencia ficción: con sólo llevar su nombre, la prenda o el objeto perdido volverá a las manos de tu hijo de forma rápida y efectiva. Y si además del nombre, añades el curso, el efecto será aún mayor.

Además, cuentas con muchas opciones que te ayudarán a desempeñar esta tarea de la mejor manera. Elige la que mejor se adapte a tus gustos, resérvate una tarde tranquila y sin interrupciones y no dejes nada sin nombre.

 

Marcar y decorar ropa y accesorios

 

Antes de ponernos manos a la obra, conviene saber que las etiquetas que vamos a colocar en la ropa y accesorios han de cumplir dos funciones: Facilitar la recuperación en caso de extravío, y ayudar al niño a que identifique sus pertenencias.

Esto es importante tenerlo en cuenta cuando tengamos que marcar las cosas de nuestro hijo cuando éste aún no sepa leer. Lo más indicado en estos casos es incluir un dibujo fácilmente reconocible por él y que sea el mismo en todo su material: un animal, una pelota de colores, una flor, un barquito…

Con 4 ó 5 años se iniciarán en el mundo de las letras, pero empezarán por las mayúsculas. Si escribimos su nombre en mayúsculas con una tipografía clara, serán capaces de reconocer lo que es suyo y, al mismo tiempo, sentirán reforzada su autonomía.

Para la ropa, es esencial elegir formatos que no desaparezcan con los lavados: puedes bordar su nombre (o encargar que te lo hagan), utilizar etiquetas termoadhesivas o rotuladores permanentes para textil, pero de eso hablaremos más adelante.

En cuanto a los libros, lo conveniente es pegar la etiqueta debajo del forro . Así, no sólo servirá para proteger el libro, sino que el plástico impedirá también que la pegatina del nombre se despegue durante el curso.

Si quieres que las prendas o los libros los hereden de unos hermanos a otros, escribe solamente los apellidos. Así, no habrá que hacer tachones o poner parches en las generaciones venideras.

 

Cómo marcar la ropa o el uniforme

 

  • Rotuladores para textil

Existen rotuladores de tinta indeleble que no hacen borrones en la ropa ni desaparecen con los lavados. Elige uno de puta fina y en un color que destaque sobre la ropa: azul, negro. El Edding 4500 Textile Marker es muy eficiente, y lo tienes en varios colores y grosores de punta. Pero casi cualquier marca te dará los mismos resultados.

  • Etiquetas termoadhesivas

Son cintas generalmente blancas con un potente adhesivo que se activa con el calor. Lo único que hay que hacer es escribir el nombre, recortar lo que nos haga falta, ponerlo sobre la tela y planchar durante quince segundos.

  • Etiquetas termoadhesivas con el nombre impreso

Si buscas un acabado impecable, puedes adquirir la misma cita anterior pero con el nombre del niño ya impreso. Lo puedes encargar en tu mercería o a través de Internet, donde encontrarás numerosas webs que te mandan el producto personalizado a casa. En Tutete disponen de varios diseños en los que se puede elegir el tipo de letra o el color de fondo.

  • Sellos para ropa

La mejor opción para los que disponen de poco tiempo: estampar y listo. Aunque su precio es más elevado, debes tener en cuenta que los sellos de caucho te servirán año tras año hasta que se acabe su etapa escolar, y no sólo para la ropa: también para los libros, cuadernos, etc. En Hascot Kids tú envías un archivo con tu diseño y ellos lo transforman en un sello. Y todo, a un precio muy competitivo.

  • Bordar el nombre

La versión de toda la vida es, sin duda, la que mejor aguantará sobre la ropa. Eso sí: lleva más tiempo y esfuerzo. Es una buena opción para poner el nombre en una zona visible del baby. En internet cuentas con numerosas plantillas que podrás transferir a la tela con papel de calco. Pero, si no eres mañoso, encarga que te lo hagan en un centro de costura.

  • Etiquetas resistentes para el calzado

Ni rotuladores, ni sellos, ni pegatinas… Parece que no haya nada que resista el sudor o los roces de los zapatos, sin embargo, también hay que llevarlos marcados. ¿Cómo lo hacemos? Existen etiquetas indicadas para este fin que resisten todo tipo de inclemencias. En Stikets disponen de pegatinas especiales para colocar dentro de cada zapato con un diseño diferente para cada pie (lo que facilitará las cosas a los más pequeños).

 

Cómo marcar el material escolar

 

  • Pegatinas

Las posibilidades son infinitas: pegatinas blancas para escribir lo que queramos; de colores o con dibujos; con el nombre del niño ya impreso; de tamaño mínimo para marcar lápices u objetos pequeños, y así un largo etcétera. En internet, hay muchísimas ideas y tiendas online entre las que podrás escoger lo que mejor se adapte a tus intereses.

  • Sellos de caucho

El mismo sello para la ropa lo puedes usar también en los libros y el resto de objeto escolares. Basta con usar tinta apta para el papel, estampar y ¡listo!

  • Chapas

Para etiquetar la mochila sin tener que pintar sobre ella con rotulador la mejor opción son las chapas personalizadas. En Camaloon puedes subir un archivo con tu propio diseño o bien usar su editor. Además, no hay pedido mínimo. Puedes encargar sólo una.

  • Fiambreras con su nombre

Para que lleve su merienda o la comida el cole, conviene marcar la fiambrera para no vernos en la situación de tener que renovar nuestras existencias de tuppers cada semana (se pierde con una facilidad pasmosa).

Los rotuladores permanentes en estos casos no sirven, ya que al tercer lavado en el lavavajillas, desaparecen las letras. Lo mejor es comprar la fiambrera con el nombre impreso en su tapa.

En Petit-Fernand no sólo ponen el nombre, además puedes personalizar el color, las ilustraciones, y el tipo de letra. Y lo bueno es que sus tintas no tienen disolventes, con lo que son ideales para objetos que van a estar en contacto con la comida.

 

Marcar y etiquetar: una tarea laboriosa

 

Una vez que hayas elegido el sistema que más te guste, ármate de paciencia ya que esta tarea te llevará bastante tiempo. Y no digamos si también tienes que forrar los libros. Para evitar el estrés propio de estas fechas, recuerda que los Seguros de MAPFRE Salud ponen a tu disposición un amplio abanico de especialistas que te ayudarán a tomarte la vuelta al cole (y otros asuntos más serios) con mucha filosofía.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios