Vuelta al cole, ¿Cómo puedo forrar los libros de mi hijo?

Publicado por canal HOGAR, 31 Ago 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Varios niños tumbados leyendo libros.

La vuelta al cole implica dedicar varios días a la preparación del material. Etiquetar y forrar los libros son las tareas que más tiempo nos llevan. Conocer qué tipos de forros hay en el mercado y las técnicas para hacerlo más fácil nos ayudará a ahorrar tiempo.

Se acerca la vuelta al cole y, con ella, los numerosos preparativos que hay que llevar a cabo para que el primer día en la escuela sea perfecto: uniforme, libros, material escolar, mochilas, etc. Los días previos al inicio de curso los padres sacan todo el arsenal del año anterior para ver qué se puede reutilizar. Es el momento de las compras de última hora, de las preguntas a otros padres del curso de los hijos, de comprobar que aún faltan por comprar varios libros. A todo esto hay que sumarle la preparación del material: poner nombres y forrar los libros, tareas a los que algunos dedican un día entero (con su noche). 

Quien no recuerda aquellas tardes del final del verano en las que el sol se ponía antes, las hojas empezaban a caer, y los rollos de plástico inundaban la casa dispuestos a proteger libros y más libros para que aguantaran como nuevos todo el año. Lo cierto es que técnicas para forrar libros hay muchas. Nosotros te proponemos una de las más sencillas para que esta tarea no te resulte tan ardua. 

 

Cómo forrar los libros fácilmente

 

 

Para empezar, necesitas varios rollos de plástico no adhesivo (transparente o con dibujos), celo y tijeras. 

Busca una superficie de trabajo que esté lisa, limpia y sin estorbos. Desenrolla el forro sobre ella y extiéndelo. 

Coloca encima el libro abierto y recorta el forro a la medida, dejando un margen en todos los lados de unos cuatro centímetros. 

Cierra el libro con el forro y corta las esquinas sobrantes de la parte superior e inferior derecha. A continuación, recorta también un triángulo en el plástico sobrante de las partes superior e inferior izquierda (en el lado del lomo del libro). 

Observa que las líneas de este último corte no se unan en el centro, sino que haya un tercer corte paralelo al borde del lomo que tendrás que ajustar en base a su grosor. 

Ahora tienes una especie de seis solapas (tres en la parte delantera y otras tres en la trasera). Ya sólo queda meterlas hacia dentro y fijarlas al libro con ayuda del celo. 

Puedes hacer la misma operación con un forro adhesivo. Sólo tienes que hacer estos cortes sin despegarlo del papel protector y luego colocarlo encima del libro despegándolo poco a poco. Con ayuda de una regla larga puedes ir alisando para evitar la aparición de pompas. Si aparecen, ve sacándoles el aire con el dedo antes de seguir pegando. Si al terminar queda alguna, siempre puedes pincharlas con un alfiler, aunque el resultado no será tan perfecto. 

 

Cómo poner el nombre

 

 Lo ideal es poner el nombre en la portada del libro antes de forrarlo, porque así el propio plástico lo protegerá de arañazos y roces que podrían terminar por borrarlo. 

A la hora de etiquetar el material cuentas con muchas opciones, aunque la más sencilla es la del sello. Personalizar un sello con el nombre y apellidos del niño es una inversión a largo plazo que podrá utilizar durante todos los años de su etapa escolar. Bastará con mojar el sello en una almohadilla con tinta y estamparlo de forma rápida y sencilla en cada uno de los libros. 

Las pegatinas no ofrecen tanta rapidez, pero son una solución sencilla y ordenada. Lo ideal es que lo hagas a ordenador e imprimas su nombre en papel adhesivo. Si tu tiempo es limitado, puedes encargar tus pegatinas personalizadas a través de numerosas tiendas online, que te las mandarán a casa listas para usar. 

Si no te convencen ni los sellos ni las pegatinas, puedes usar el método rudimentario: escribirlo a mano. A efectos prácticos el resultado será el mismo, pero te llevará bastante tiempo rellenar nombre y apellidos en cada uno de los libros.

 

Tipos de forros

 

 

Para usos escolares lo más recomendable es usar forros de plástico que protejan completamente la cubierta del libro. Hay muchos tipos, pero los más utilizados son: 

Rollo de forro transparente, semitransparente o de color: son de material pvc flexible y se adaptan fácilmente a los libros. Al no ser adhesivos, no tienen el problema de las burbujas, pero se pueden mover más fácilmente y, al final del curso, puede que más de un libro se haya quedado sin su protección. 

Rollo de forro adhesivo: Son de polipropileno. Los hay con un tipo de adhesivo especial removible durante los primeros minutos, lo que permite despegarlo para corregir errores fácilmente. Pasados unos minutos, se quedará fijado permanentemente a la superficie.  

 Forros con sistema forra-fácil: De polipropileno transparente, son la mejor opción para los que dispongan de poco tiempo para forrar los libros. Lo único que hay que hacer es elegirlos del tamaño de los libros y su instalación es muy sencilla. Cada pliego de forro contiene una solapa adhesiva que permite ajustarlo al libro sin necesidad de usar celo o pegamento. Además, la solapa es reposicionable, lo que permite corregir errores.

Papel kraft. Muy utilizado en manualidades y en trabajos de scrapbooking, este tipo de papel está saliendo de su anonimato para convertirse en un objeto de deseo. Es bastante más resistente que un papel normal y además es perfecto para aquellos que quieran imprimir su toque personal. Una vez instalado en el libro, se puede decorar, dibujar o pintar sobre él. Todo vale, desde washi tapes, pegatinas, rotuladores especiales, hasta un poco de pintura con efecto pizarra para escribir breves notas con tiza.

La mejor manera de empezar el cole con buen pie es iniciar estas tareas con bastante antelación, ser previsores, y dejar todo organizado unas semanas antes de iniciar el curso. También es importante contar con el Seguro de Hogar MAPFRE, para que estemos cubiertos ante cualquier incidente que pueda surgir. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios