Cómo hacer un difusor de aromas DIY

Publicado por canalHOGAR, 31 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer un difusor de aromas DIY

Si sabes cómo hacer tu propio difusor de aromas casero, podrás elegir, no sólo el olor que disfrutarás en tu hogar, sino también su forma y estilo de la manera más económica y natural, reutilizando todos los componentes.

No hay duda de que los difusores de aroma están de moda y han ganado la partida a los antiguos y poco estéticos ambientadores tradicionales. Hacer tu propio difusor de aromas DIY es sencillo y, también, la mejor forma de dar a tu hogar un toque exclusivo. Si adoras el reciclaje, esta idea te va a encantar.

Guarda cáscaras de naranja y otros cítricos, hierbas aromáticas que utilices en la cocina, plantas aromáticas de tu jardín… todo este tipo de ingredientes son válidos para incorporar al gusto en tu difusor de aromas. Además, vas a necesitar un frasco de cristal -el que más te guste o tengas disponible-, varas o pinchos de madera -como los de los pinchitos morunos, por ejemplo-, alcohol isopropílico, aceites esenciales al gusto, y agua.

   1. Limpia la botella o frasco elegido para el difusor. Vale cualquiera, pero cuanto más estrecha sea la boca más lentamente se evaporará el contenido, por lo que la intensidad del aroma será más suave y el líquido durará más tiempo.

   2. Pon en el fondo las hierbas, combinando al gusto. Puedes hacer difusores mixtos, o de un solo aroma o nota predominante: todo depende de la cantidad que eches de cada ingrediente aromático.

   3. Sobre las hierbas, echa las cáscaras de cítrico que, igualmente, puedes combinar o dejar sólo un tipo para cada difusor de aromas. Antes de echarlas, tienes que cortar la parte blanca de la piel y trocearlas finamente.

   4. Agrega el agua y el alcohol isopropílico. Depende del tamaño de la botella o frasco, necesitarás más o menos cantidad de líquido; lo ideal es que sea en una proporción aproximada de una parte de alcohol por cada tres de agua.

   5. Añade finalmente algunas gotas de un aceite esencial al gusto y remueve para que todos los ingredientes se mezclen. Coloca los palos de madera dentro para que colaboren en la difusión del aroma.

Con la práctica y la experiencia, irás mejorando tus difusores de aroma DIY, adaptándolos a tus gustos y necesidades. Puedes cambiar tanto la intensidad como el olor que desprenden, cambiando los ingredientes y la cantidad. Recuerda que la duración de estos difusores es de unos 30 días, pasados los cuales, tendrás que cambiar y reemplazar el contenido para evitar la formación de moho.

El mal olor en el hogar a veces tiene causas graves y denota problemas. Si tus difusores de aroma DIY, no se muestran efectivos, busca el foco del mal olor y, si el origen es accidental, cuenta con tu Seguro de Hogar MAPFRE para reparar los daños causados por humedad, de acuerdo con las condiciones de tu póliza. Atacar el foco del mal olor será un recurso infalible para que tus difusores de aroma se muestren efectivos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios