Cómo hacer saquitos aromáticos

Publicado por canalHOGAR, 06 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer saquitos aromáticos

La forma más natural de perfumar tu armario y cajones, y además mantener polillas y otros bichos fuera, es colocar saquitos de hierbas aromáticas. Si ya has recogido lavanda, espliego o tomillo, sólo te queda saber cómo hacer los saquitos.

Hacer saquitos donde alojar hierbas aromáticas es un trabajo bastante sencillo y, además, si te apuntas al reciclaje, puede salirte muy barato y tendrás ambientadores para tus armarios, el coche o lo que prefieras.

Las bolsas para aromatizar deben ser de pequeño tamaño, con alguna tira o enganche para poderse colgar en perchas o barras y de telas transpirables o ligeras, que dejen escapar el olor de las hierbas que hay en su interior. En cuanto al estilo, eso ya depende de tus gustos o necesidades, aunque en general este tipo de saquitos se hacen con toques románticos o vintage, pero no es obligatorio.

Para hacer saquitos sólo vas a necesitar tela, cordón, aguja e hilo. La tela puede ser de prendas que ya no uses y quieras reciclar, mejor elige tejidos abiertos como el lino, la arpillera o similares… una buena idea es usar calcetines desparejados o de los que les quedan pequeños a los niños, son perfectos para hacer saquitos y el reciclaje te ahorrará tiempo y dinero.

El cordón que emplearás para cerrar las bolsitas también puede ser reciclado o puedes hacerlo con lanas, trozos de tela, puntillas o cuerdas de cola de ratón que puedes trenzar. Hay muchas posibilidades.

   1. Decide la forma de tu saquito y haz un pequeño patrón sobre papel. Un rectángulo de 15 por 7 centímetros es una opción básica de saquito que te resultará cómoda y práctica. Si vas a hacer los saquitos con calcetines, no necesitas hacer esto. Sáltate este paso.

   2. Coloca los patrones sobre la tela y corta doble. Es decir, dos rectángulos para cada saquito que vayas a realizar. Los calcetines también debes cortarlos, justo por encima del talón para quedarte sólo con la parte superior del calcetín.

   3. Toca coser para confeccionar el saquito. Emplea puntada atrás, muy sencilla y muy eficaz para estos casos. Coloca un rectángulo sobre otros, con la tela del revés, y cose todo alrededor, salvo un lado de los cortos que será la boca del saquito por dónde meter las hierbas aromáticas.

   4. En el caso de los calcetines, tendrás que coser mucho menos, ya que los laterales ya están unidos. Sólo necesitas coser el fondo, la zona por donde cortaste para hacer la bolsa de calcetín.

   5. El saquito de tela necesita otro detalle. Antes de darle la vuelta, tienes que hacer un pequeño dobladillo en la parte superior, la que has dejado sin cerrar. Dobla como un centímetro de tela hacia fuera en ambos rectángulos y fija con pequeñas puntadas de manera que quede hueco por donde tendrás que introducir el cordón o lana para fruncir y cerrar el saquito. Con el calcetín este paso también lo tienes hecho, aprovecha la parte superior del calcetín que ya está rematada con dobladillo.

 

   6. Dale la vuelta tanto al saquito calcetín como al que hayas hecho de tela. Tu bolsita para hierbas aromáticas ya está casi lista. Sólo resta que, con la ayuda de un imperdible metas el cordón, lana, cinta o lazo que hayas previsto para fruncir y cerrar la bolsa, además, este cordón permitirá que la bolsa pueda colgarse en perchas o en la barra del armario, por ejemplo. En el caso del calcetín, tienes que hacer un pequeño agujero en la parte interior del elástico, en la zona de la costura por ejemplo, por donde podrás meter con facilidad el cordón.

   7. Cuando tengas hechos los saquitos, también puedes personalizarlos o darles tu estilo con adornos exteriores como flores de crochet, botones, bordando letras o motivos… las posibilidades son infinitas.

   8. El último paso es rellenar los sacos con las hierbas aromáticas elegidas, según el gusto, los olores que prefieras y el efecto que persigas. Recuerda que cada cierto tiempo tendrás que reemplazar las hierbas por otras nuevas, pero podrás hacerlo con total facilidad y por supuesto, tus saquitos seguirán siendo válidos y útiles por muchísimo tiempo.

Esta forma de hacer saquitos aromáticos para tu armario es sencilla y muy práctica, pero permite mucha creatividad y variedades. Ten en cuenta al elegir las hierbas sus posibles efectos y reacciones, no todas las hierbas aromáticas gustan a todos por igual.

Pon siempre los saquitos en armarios y cajones, pero no las hierbas sueltas y en contacto directo con la ropa, especialmente la de los más pequeños, además de poder mancharla, puede provocar algún tipo de  reacción en la piel. Ante el primer síntoma de irritación, recurre a MAPFRE Salud que te facilitará la consulta con un especialista, de acuerdo con las condiciones de tu póliza, sin esperas y en el centro de salud que tú prefieras.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios