Modernizar un antiguo espejo forrando el marco con tela

Publicado por CanalHOGAR, 15 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Modernizar un antiguo espejo forrando el marco con tela

Antes de tirar un elemento de decoración como un espejo, valora otras alternativas y descubre cómo modernizar un antiguo espejo forrando el marco con tela, dándole una nueva oportunidad de aportar estilo y personalidad a tu hogar.

Algunos elementos de decoración con el tiempo dejan de gustar, se pasan de moda o simplemente te cansas de verlos. Pero antes que desecharlos, sobre todo, en el caso de piezas caras o de buena calidad, lo mejor es renovarlas y darles un nuevo aspecto acorde a otros estilos o tus nuevos gustos. Aunque puede parecer difícil, casi siempre es cuestión de acertar con el recurso adecuado. Por ejemplo, puedes modernizar un antiguo espejo forrando el marco con tela.

Esta técnica de restauración, renovación y modernización es sencilla y no exige contar con mucha experiencia ni materiales ni herramientas especiales; además, como descubrirás al ponerla en práctica, puede usarse, no solo para espejos, ya que tiene múltiples aplicaciones en otras piezas como para marcos de fotos, cuadros u otros elementos de decoración similares.

Para modernizar tu antiguo o deteriorado espejo solo necesitas tijeras, cúter, pegamento apto para tela y el material del que esté hecho el marco del espejo -cola blanca, por ejemplo- y la tela. En cuanto a la cantidad de tela, calcula que aunque te va a sobrar una buena cantidad que puedes utilizar para otros trabajos, necesitas un trozo que cubra y exceda en al menos, cinco centímetros  las dimensiones totales del espejo.

El tejido que elijas para forrar el espejo debe ser del estilo que prefieras y que coordine con el espacio donde vas a ubicar el que será un nuevo espejo, una vez, modernizado. Al margen de los colores o el print, lo más adecuado es que cuentes con una tela fuerte y gruesa: las que se utilizan para tapizar son perfectas, también las lonetas.

Prepara el marco

Dependiendo del material y el acabado del que sea el marco que quieres forrar, el trabajo de limpieza y preparación será diferente. En cualquier caso, ten en cuenta que cuanto más liso y limpio esté el marco, mejor quedará adherida y presentada la tela. Presenta el espejo en una superficie amplia y apta para trabajar: lo ideal es una mesa, pero si la pieza es muy grande, quizás tengas que trabajar sobre el suelo. En cualquier caso, coloca el espejo, tumbado y cúbrelo completamente con la tela elegida.

Pegado

Levanta la tela por un lateral, de manera que el marco de ese lado quede libre. Extiende sobre él la cola blanca o el tipo de adhesivo elegido, procura echar suficiente cantidad en los bordes. En el caso de tratarse de un marco con volumen, recubre bien toda la superficie. Cuando tengas un lado del espejo encolado, vuelve a presentar la tela sobre el marco. Debes ser muy cuidadoso para que la tela quede perfectamente estirada, sin hacer arrugas ni bultos. Es un trabajo delicado, pero si la tela es gruesa y consistente, el resultado es perfecto.

Repetir el paso anterior

Debes ir cubriendo con pegamento y tela inmediatamente, cada lado del espejo. Siempre con cuidado de que la tela quede bien adherida, sobre todo, en los bordes  y prestando atención a que el tejido quede tenso y sin arrugas. Cuando tengas todos los bordes pegados, puedes colocar peso sobre  la tela, libros, por ejemplo, y dejarlo secar durante un tiempo -un par de horas pueden ser suficientes- para mejorar la fijación.

Cortar

Con el espejo completamente forrado de tela  y seca la cola, solo resta cortar la tela para que la zona de espejo -ahora cubierta por tela-  vuelva a verse. Lo más sencillo es empezar por dentro –entre el marco y el espejo- , cortando o haciendo una incisión en la tela en alguna esquina y, poco a poco , con el cúter o la tijera ir cortando por el borde del marco. Es importante que seas preciso y exacto en el corte. Si algún tramo de la tela se despega, no te preocupes, ya que puedes levantar  ligeramente el tejido y poner un poco de pegamento para volver a pegar. Repite el trabajo de corte por el perímetro externo, si la tela no era exacta en tamaño al marco.

Una vez completados estos 4 pasos habrás cumplido tu objetivo: modernizar un antiguo espejo forrando el marco con tela. Como comprobaras tú mismo, el marco queda forrado de la tela elegida y en conjunto, el espejo luce completamente renovado. El cambio es radical y visible, tu antiguo espejo es ahora otro. Tan sencillo como solucionar imprevistos domésticos,  si cuentas con el Seguro de Hogar MAPFRE, adaptado a tus necesidades y las de tu vivienda.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios