Cómo hacer un cabecero de forja

Publicado por CanalHOGAR, 03 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo hacer un cabecero de forja

Aunque necesitas algo de experiencia y conocimientos en el arte de la soldadura para saber cómo hacer un cabecero de forja, si eliges un diseño sencillo e incluso, compras un kit con los elementos, podrás hacerlo en poco tiempo y con éxito.

Los pasos para saber cómo hacer un cabecero de forja son bastante sencillos, aunque todo depende del tipo de elemento que se quiera hacer, según el estilo y la complicación del diseño que elijas o tengas previsto.

Para empezar este tipo de trabajo hay dos opciones básicas: elaborar tú mismo cada una de las piezas que luego soldarás para hacer el cabecero, o, por el contrario, comprar las piezas de forja ya hechas y adaptadas según las medidas que precises y el estilo que prefieras  para este tipo de trabajo y soldarlas de forma conveniente.

Materiales para hacer un cabecero de forja

Tanto si compras los elementos como si los haces tú, para un cabecero de estilo sencillo y minimalista que se adapte a casi cualquier tipo de dormitorio (tanto juvenil como para adultos), necesitarás:

- 2 piezas de altura mínima 1 metro, que serán las patas, los dos laterales del cabecero. La altura depende del gusto  y la necesidad, según quieras que sobresalga más o menos por encima de las almohadas. Habitualmente son de tubo hueco y redondo.

- 2 barras de tubo más fino que las anteriores de 140 centímetros para camas de 135.

- 1 barra del mismo diámetro y largo que la anterior, pero ligeramente curvada.

- 7 barras de igual diámetro, pero macizas y de unos 52 centímetros de largo.

- Tacos y remates para la parte baja de las patas.

- Remates superiores laterales del cabecero; puedes elegir según el gusto entre los diseños que encontrarás en las tiendas de bricolaje. Por ejemplo, piñas o volutas o sencillas y elegantes bolas.

- Argolla maciza de diámetro al gusto, unos 4 centímetros  es bastante adecuado y equilibrado, pero esto depende del diseño elegido.

- Ganchos posteriores para poder fijar el cabecero a la pared.

Con estos elementos, el trabajo de montaje siempre y que controles el soplete para soldar es bastante sencillo. Por supuesto, observa atentamente todas las normas de prevención que se recomiendan y exigen para el uso de este tipo de herramienta eléctrica y potencialmente peligrosa. Imprescindible proteger manos y cara, especialmente los ojos.

Paso a paso cabecero de forja DIY

1. Marca en las dos patas la altura donde hay que fijar las dos barras guía de 140 que irán de una pata a otros uniéndolas, una en la parte superior y otra en la inferior en la barra pata con 52 centímetros de separación entre ambas. Cuando estés de seguro de que tienes el punto exacto, suelda ambas barras horizontales.

2. Entre las dos barras horizontales, colocarás las 7 barras de forma vertical y repartidas de forma equitativa – aunque puedes elegir la distribución según tu estilo personal-. Suelda en la parte superior e inferior de cada barra pequeña a las barras horizontales para que queden completamente fijas.

3. Coloca el arco en la parte superior del cabecero, fijado a cada extremo. La parte central debe aproximarse a la barra superior larga horizontal, entre ésta y la curva colocaremos también soldada la pequeña argolla. Si es necesario para ajustar el arco a la medida del cabecero, puedes cortarlo con una sierra radial para que encaje de forma exacta entre ambos extremos del cabecero.

4. Coloca las tapas inferiores de las patas e inserta arriba las terminaciones superiores elegidas piñas o boliches, por ejemplo. Por último, coloca los enganches traseros -en el centro de las patas- para poder presentar el cabecero sobre la pared con total seguridad y precisión.

5. Puedes repasar con la sierra radial todo el cabecero con especial interés en soldaduras y puntos de unión para que no quede ningún saliente de forja que pueda resultar peligroso o poco agradable al tacto.

6. Ya solo queda, si es necesario y según prefieras, dar una capa de imprimación antioxidante y pintar al gusto con pinturas adecuadas que encontrarás en las tiendas especializadas para pintar sobre forja.

Saber cómo hacer un cabecero de forja no es muy difícil y, sin embargo, la técnica de la soldadura, sí exige algo de conocimiento, además de práctica y mucha prevención. Tanto la sierra radial como el soplete son herramientas que exigen tomar precauciones y protegerse correctamente para su uso. Por su parte, la forja es un material pesado y no tan fácil de manejar como otros, sobre todo, para trabajar piezas grandes como resultan ser los cabeceros.

La prevención y la seguridad tanto para realizar trabajos de bricolaje -como un cabecero de forja- como en el desarrollo de la vida cotidiana es fundamental; por eso, el Seguro de Hogar MAPFRE te garantiza las coberturas, asistencias y servicios más demandados y utilizados en las viviendas actuales. Elige tu póliza de acuerdo con tus necesidades y las de tu hogar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios