Hacer un cesto con trapillo

Publicado por CanalHOGAR, 14 Sep 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer un cesto con trapillo

Si te has aficionado al material más cool para tejer, ya sabrás que es fácil de trabajar y que te permite crear todo lo que te propongas. Por ejemplo, ¿has pensado en hacer un cesto con trapillo? Es posible.

Los cestos son un objeto multifuncional y decorativo a la vez: el cesto de la ropa, la cesta de la fruta, un cesto para las herramientas de jardinería, pequeños cestillos para organizar los cajones del mueble del baño, el cesto revistero o el gran cesto de los juguetes de los niños. Rara es la casa donde no conviven cestos, cestas y cestillos.

Si te propones renovar los cestos de tu hogar, regalar un detalle estilo DIY y totalmente exclusivo a algún familiar o amigo o sorprender en tu negocio con un nuevo cesto multifuncional, proponte hacer un cesto con trapillo solo tienes que elegir colores, formas y tamaño y ponerte manos a la obra con la labor.

De pendiendo del tamaño, la forma y tu pericia y práctica trabajando el trapillo y cosiendo podrás valorar la dificultad que entraña hacer unos u otros estilos de cestos de trapillo. En general, para hacer un cesto de trapillo tendrás que seguir los mismos pasos.

1.- Elegir el modelo, calcular y comprar la cantidad de trapillo necesaria de casa color en caso de que te decantes por un cesto de trapillo con diferentes tonos.

2.- Hacer tus propios patrones de las piezas de trapillo que tienes que hacer para conformar el modelo de cesto elegido. También puedes buscar en Internet modelos e ideas, en muchos casos encontrarás prácticos tutoriales con patrones y esquema de puntos incluido.

3.- Organizar la composición de colores y tipos de puntos a emplear. En principio, elige puntos tipo cadena para conformar los bordes del cesto y luego trabaja las paredes o lados con punto bajo y acaba las bases con punto raso.

4.- Tejer todas y cada una de las piezas que van a conformar el cesto. Si vas a hacer un cesto circular u ovalado podrá ser de una sola pieza, mientras que los cestos más grandes cuadrados o de otras formas exigen diferentes piezas que luego tendrás que unir. Igual ocurre si vas a hacer un cesto con tapa.

Si te animas a hacer un cesto de trapillo, podrás comprobar una de sus grandes ventajas: su seguridad. Tanto un cestillo de trapillo como todas las piezas hechas con este material son blandos, ligeros y maleables –suaves al tacto y lavables a máquina- , incluso en sus esquinas.

Con los accesorios o complementos del hogar hechos de trapillo se elimina el riesgo de sufrir cualquier tipo de accidente si por ejemplo lo pones en el baño, en la entrada de casa, como revistero en el suelo o en la habitación de un bebé o niño. No obstante, la práctica cotidiana demuestra que la única precaución infalible es contar con el Seguro de Hogar MAPFRE con las coberturas más usadas y solicitadas, para minimizar consecuencias y contar con asistencia profesional siempre.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios