Hacer un colgante cupcake

Publicado por Laura Cortés, 04 Oct 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Colgante cupcake

Los cupcakes, esas divertidas magdalenas decoradas, hace tiempo que saltaron de la cocina y hoy podemos encontrarlas en la decoración, en la moda y hasta como complementos personales para acompañar esa moda. ¿Sabéis que es muy fácil crear uno de esos complementos de moda con forma de cupcake?

LO QUE DEBES SABER...
  • Dejar secar: antes de pintar es importantísimo dejar secar la pasta blanca por completo.
  • Cordón: aunque se puede utilizar cualquiera, un hilo de plástico o scoubidou es perfecto para dar color a este complemento.
  • Pinturas: con acuarelas o con pinturas al óleo, esta última es más recomendable para ganar intensidad.
  • Cáncamos cerrados: son pequeños pernos de ojo y de gancho para poder poner un cordón al colgante.

 

Esta es una manualidad que requiere cierta gracia para moldear. Sin embargo, la pasta o arcilla blanca que vamos a utilizar es fácilmente moldeable y nos permite corregir la forma del cupcake, tantas veces como necesitemos.

 

Materiales para hacer un colgante con forma de cupcake

-Pasta blanca o arcilla blanca (podemos conseguirla en papelerías o tiendas multiprecio).

-Agua.

-Palillo mondadientes.

-Cáncamos cerrados pequeños.

-Pinturas de colores; acuarelas o pinturas al óleo.

-Pinceles.

-Barniz.

-Hilo scoubidou.

La pasta blanca es un tipo de arcilla moldeable menos frágil que la arcilla común y que se puede conseguir en papelerías. La pasta blanca requiere humedad para ser moldeada. Si al abrir el producto notamos que está seca y dura, podemos flexibilizarla introduciéndola en agua y amasándola con las manos.  

Para trabajar y moldear la pasta blanca es recomendable tener siempre humedecidas las manos.

Cómo hacer un colgante cupcake

Debemos partir dos trozos de pasta blanca y de similar volumen para hacer nuestro colgante cupcake. Uno nos servirá para hacer la base de la magdalena y el otro para hacer la cobertura.

Para hacer la base, debemos moldear la pasta blanca en forma de trapecio, pero con las esquinas redondeadas, tal y como veis en las fotografías.

Con un palillo, un mondadientes o cualquier palito fino de tamaño parecido, crearemos los tradicionales pliegues del papel de las magdalenas sobre nuestra pieza de pasta blanca.

Una vez conseguida la base, pasaremos a crear un cordón o forma alargada con el otro pedazo de arcilla blanca que retiramos anteriormente.

Una vez logrado, debemos mojar el cordón de pasta para que el agua haga de adhesivo e iremos enrollándolo sobre la base del cupcake en forma de espiral.

Podemos recortar otro pedacito de pasta para crear una cereza o guinda, simulando las que muchas veces encontramos sobre los cupcakes, y pegarlo sobre el colgante ayudándonos también de agua.

Una vez puesta la guinda, debemos "atornillar" el cáncamo en uno de los laterales de nuestro cupcake, imaginando cómo quedará colgado.

Dejaremos secar, de 24 a 48 horas según el tamaño de nuestro colgante.

Una vez bien seco el colgante cupcake, lo pintaremos al gusto. Aunque se pueden utilizar acuarelas, recomendamos pinturas al óleo porque se logra un color más exacto.

Dejaremos secar, una hora si usamos acuarelas y hasta 3 horas si usamos pinturas al óleo, para finalmente darle una capa de barniz.

Si seguimos todos estos pasos habremos hecho nuestro propio colgante cupcake que podemos colgar con un hilo scoubidou para no perder la imagen colorista y desenfadada de la pieza.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos