Cómo cultivar stevia

Publicado por CanalHOGAR, 23 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo cultivar stevia

La stevia es una planta alegre y además, cuenta con beneficios saludables: si quieres saber cómo cultivar stevia en tu propio hogar, en jardín o macetas por ejemplo, solo necesitas seguir estos pasos y atender los consejos sobre su cuidado.

Para saber cómo cultivar stevia, que es una planta originaría de Paraguay y que, por lo tanto, se desarrolla en climas tropicales, lo primero que hay que tener claro es que la mejor y más segura forma de reproducción es mediante esquejes.

Elegir y preparar  los esquejes

Olvídate de las semillas para cultivar stevia: lo que necesitas son esquejes sanos y potentes para poder reproducir esta planta. Fíjate en que los esquejes no acaben en flor o será imposible que tu stevia crezca y se reproduzca, los esquejes que acaban en flor no son válidos. Corta el final del esqueje –unos 10 centímetros- y quita también las hojas de la zona, planta inmediatamente después.

Preparar el cultivo, primero en maceta

Prepara en una maceta, la tierra donde vas a plantar stevia. Elige tierra adecuada: según las indicaciones de los expertos del vivero o tienda donde compres habitualmente, debe ser rica y tienes que regarla para que quede bien empapada para recibir el esqueje. La stevia necesita una zona sombreada y resguardada del exceso de viento, pero siempre al aire libre y sin luz directa del sol, en los primeros días, en el tiempo de crecimiento.

Plantar

Introduce los esquejes preparados previamente en la tierra con cuidado, pero con fuerza y ejerciendo presión –la justa- sobre el tallo para que éste penetre en el suelo húmedo con facilidad. En los primeros  días, tendrás que regar los esquejes de stevia para colaborar en la formación de la raíz de la forma más rápida posible. Lo habitual es regar unas tres veces al día.

Crecimiento

El tiempo de crecimiento del brote de stevia se estima en un mes más o menos, para entonces el tallo ya se habrá enderezado y empezará a vislumbrarse alguna hoja, señal inequívoca de que todo va bien en tu cultivo de stevia. Este es el momento en el que la planta deberá pasar a una zona soleada para que crezca en plenitud y a buen ritmo. El riego también debe disminuirse en este punto del crecimiento, ya que la stevia ya solo necesita ser regada una vez, preferiblemente por la mañana.

Trasplante

El segundo mes de crecimiento desde la fecha de cultivo del esqueje, tu stevia estará preparada para ser trasplantada. Ahora ya puedes plantarla directamente sobre el suelo en la parte de tu jardín o huerto elegida para ella, o pasarla a un recipiente más grande que la maceta del inicio, para favorecer el crecimiento saludable y fuerte de tu planta. Al aire libre, la planta se desarrollará sin problemas, en principio.

Siguiendo estos 5 pasos podrás cultivar tantas plantas de stevia como desees o precises, pero, además, para su cuidado cotidiano y posterior mantenimiento en las mejores condiciones, es imprescindible que observes algunos consejos.

- En verano, la stevia exige un regado diario; sin embargo, en primavera y otoño puedes guiarte por el aspecto que presente la tierra al tacto y esperar a regar, cuando detectes al tocar la tierra que ya no está húmeda. En invierno, limita mucho el riego o podrías provocar que las raíces se pudrieran, perdiendo la stevia para siempre.

- Al final del otoño o con la llegada de los primeros fríos, la stevia se llenará de flores, lo que indica que su periodo de crecimiento ha finalizado. Esto te indica que tienes que podarla: solo debes dejar unos 10 centímetros de la planta que volverá a brotar en primavera.

- Las hojas puedes recogerlas en verano y culminar en otoño durante la poda con las que aún quedan, pero evita secarlas al sol directo para mantener sus propiedades naturales intactas.

Saber cómo cultivar stevia es la forma más segura y natural de contar con tu propia planta. El uso de la stevia como edulcorante natural se remonta a siglos de historia en países como Brasil o Paraguay, donde se utilizaba para endulzar, tanto bebidas tradicionales como para aportar un agradable sabor dulce a preparados con fines terapéuticos.

Ahora sabes cómo cultivar stevia de la manera más segura y certera, pero si has pensado incorporarla a tu dieta habitual, es imprescindible que cuentes con el consejo y recomendación de un médico especialista. Gracias al Seguro de Salud MAPFRE tienes a tu servicio un completo cuadro médico para realizar esta consulta y cualquier otra con total comodidad y confianza.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos