Conoce la kokedama, una técnica de cultivo japonesa

Publicado por CanalHOGAR, 12 Ene 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Conoce la kokedama, una técnica de cultivo japonesa

Llega de oriente y además, de exótico y original, resulta bastante ventajoso para aportar un toque natural a cualquier espacio. Si te apetece innovar en jardinería, conoce la kokedama, una técnica de cultivo japonesa que está de plena moda.

Con bastante éxito, las técnicas de cultivo milenarias de las culturas orientales, como la japonesa, van introduciéndose en occidente y ganando en popularidad. Si hace una década fueron los bonsáis, ahora conoce la kokedama, una técnica de cultivo japonesa que ofrece alternativas muy interesantes para los jardineros más creativos y experimentales, y para los decoradores más innovadores.

En esencia, según explican los expertos jardineros que ya controlan la técnica dela kokedama, esta forma de cultivo no supone más que olvidarse de tiestos, jardineras… y sustituirlos por bolas de musgo. Sobre ellas se cultiva la planta elegida. De ello, el término japonés que define está técnica significa literalmente “bola de musgo”.

- La kokedama presenta interesantes ventajas para espacios pequeños, ya que las plantas preparadas con esta técnica no tienen que estar sobre una superficie como el suelo o un mueble, sino que lucen perfectas y en condiciones inmejorables suspendidas.

- Las plantas resultantes de esta forma de cultivo también se conocen como bonsáis de los pobres, ya que las plantas también quedan de pequeñas dimensiones y se cultivan sobre la misma arcilla que los árboles diminutos.

- Frente a los bonsáis, las plantas cultivadas sobre bolas de musgo son mucho menos delicadas, más resistentes y fáciles de cuidar.

- Los expertos aseguran que la clave del éxito está en elegir plantas para cultivar que sean adecuadas a las condiciones y al espacio donde tengas pensado ubicarlas, ya que la técnica admite prácticamente cualquier especie tanto para interior como exterior.

- La técnica admite muchas variaciones e interpretaciones; de hecho, ahí radica su interés y originalidad, ya que deja un gran margen de actuación al artista de la jardinería y/o las flores para ofrecer resultados realmente impactantes y decorativos.

- Hay ya artistas reconocidos fuera de Japón como el rey de la kokedama contemporánea, el holandés Fedor Van der Valk que aportó su personalidad a la técnica en sus famosos String Gardens.

- La forma más vistosa de lucir kokedamas es suspendidas en el aire, colgadas del techo en pequeños grupos o formando composiciones a distintas alturas. No obstante, también pueden colocarse de una forma más tradicional sobre bandejas de cristal u otro tipo de superficies planas que permitan que se luzcan por completo.

Cuidados de las kokedamas

Arbustos, árboles, flores… pero también plantas tropicales o más tradicionales, como los helechos o las bromelias se adaptan muy bien a este tipo de cultivo oriental, dando resultados espectaculares y duraderos. La clave del cuidado de las kokedamas está en la humedad. Los jardineros recomiendan introducir las bolas en agua cada semana o quince días durante unos 5 minutos para que el musgo capture la humedad necesaria para nutrir a la planta. No obstante, ésta es una pauta general se hace necesario adaptarla según el grado de humedad de la estancia donde este el cultivo y el tipo de planta del que se trate.

Ahora ya puedes crear tu propia kokedama: aunque no es complicado, es laborioso y necesitarás contar con espacio, algo de dedicación y pericia en el manejo de la arcilla y de la planta elegida. Además es importante conseguir musgo de calidad y en suficiente cantidad, lo que no es tan accesible siempre.  

En cuanto al mantenimiento, en general, con el tiempo es muy probable que tengas que renovar la bola de arcilla y musgo, porque la planta -aunque de una forma mucho más lenta y adaptándose al espacio- acaba creciendo y superando el tamaño de la bola primigenia. Su durabilidad depende, como en todas las plantas del cuidado, dedicación y adaptación de la planta al entorno en el que se ha colocado y luce, puede ser igualmente de años.

Si la falta de metros era tu impedimento principal para no poder disfrutar de un jardín en tu hogar, conoce la kokedama, una técnica de cultivo japonesa que acaba con el problema de espacio y eleva los jardines, ofreciendo interesantes resultados y abriendo tu mente a la creatividad jardinera. Los jardines colgantes o suspendidos de kokedamas  aportarán a tu entorno un toque único y personal, mientras que el Seguro de Hogar MAPFRE se encargará de protegerlo y cuidarlo para que tú sólo tengas que disfrutarlo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos